Tras varios meses de ser anunciado por fin se celebró en L´Hospitalet el primer Salón del Cine y las Series, una cita de tres días justo el último fin de semana del primer mes de 2016 a la que han acudido cientos de personas.

Os seré sincero, llevo desde que entré por allí dando vueltas a la mejor manera de enfocar este artículo (habrá más) ya que había un punto de igualdad entre las bondades y las flaquezas de este evento. No hubiera sido justo que solo hubiera ido por una de esas dos opciones, además de que pecaría de ser muy incompleto y no es lo que busco.

Finalmente creo que lo mejor será el formato que veréis a continuación en el que indicaré varios puntos (8), primero uno bueno seguido de uno que puede optimizarse (no diré malo, ya que para hacer algo malo debe haber esa intención) con una conclusión final.

1) Primera edición

Que algo sea una primera edición es un hecho que está cargado de pura positividad, significa que las personas detrás del evento están llenas de pasión y de ganas por hacerlo. Además que todo fallo que uno pueda observar es susceptible de mejorarse en futuras ediciones, ya que los organizadores sin duda harán reflexión de todo lo sucedido estos tres días a fin de potenciar lo que ha sido positivo y reforzar los que consideren negativo.

Además, por supuesto, que el cierre de una primera edición es siempre la promesa de una segunda.

2) Fallos en organización

La perfección no existe, un punto que conviene recordar, pero sí debemos aspirar a ella (o intentarlo). El Salón del Cine y las Series ha mostrado varios fallos en su organización, tanto de forma previa como durante su celebración, entre las que se incluyeron alguna actividad que no se realizó o directamente mal indicada en su horario.

Lógicamente era inevitable por la el tamaño y relevancia que pretende tener, lo que hace que la bien conocida frase “Si algo puede salir mal, saldrá mal” cobre mayor fuerza al tener más puntos en los que hacerse realidad.

3) Calidad de las charlas

Personalmente considero que uno de los mayores aciertos que se han tenido ha sido la calidad de las charlas, siempre con buenos ponentes y temas realmente interesantes. Esto es algo que quedaba claro en la masiva afluencia que tenían y las colas que se formaban antes de la hora de apertura de las salas.

Algo que os diré que me alegró un montón, es una pena que lo habitual en la mayoría de eventos (y he ido a muchos) sea que apenas acuda más que un puñado de personas, así que un aplauso para los conferenciantes y para todas las personas que fueron a escuchar sus palabras.

4) Poca presencia de productoras

Es una lástima que en un evento centrado en el cine y las series no hubiera presencia de peso de estas en forma de productoras o distribuidoras de cierto renombre. Algo que hizo que esta primera edición estuviera coja y que sin duda era el punto que se notaba más a faltar durante todo el salón.

5) Exposiciones interesantes

Un evento de este tipo no puede estar completo sin exposiciones y es de agradecer que sean interesantes, destacando para mí la dedicada a Indiana Jones y la que se centraba en James Bond conformada y comisariada por Francesc Sirvent (toda una institución en nuestro país sobre el mítico agente secreto).

Un punto que siempre resulta atrayente para el visitante que en muchas ocasiones no suele tener otra oportunidad para ver este tipo de material y menos tan de cerca.

6) Stands comerciales poco relevantes

O más que poco relevantes es que las diferentes tiendas asistentes no aportaban material diferente al que “te puedes hacer con un click” (en palabras de un amigo visitante) o al que se puede encontrar en otra cantidad de eventos de corte similar. Así mientras en algunos tenían películas o libros sobre cine, otros mostraban una amplia selección de vinilos, camisetas, muñecos y merchandising que no difería en nada al de otras muchas ferias.

7) Ambientación por parte de los expositores

Hay que dar las gracias a los diferentes expositores que durante tres días se preocuparon de llevar vestuarios, actores caracterizados o réplicas que daban un interesante toque de ambientación al evento.

Los cuatro que pude comprobar que más llamaban la atención eran la motojet de Star Wars, la sala de mando del club de Star Trek, la TARDIS de Doctor Who fabricada por Vision FES y el Trono de Hierro de Juego de Tronos que tuvo siempre una cola constante que no parecía reducirse.

No solo esto, también había zombies, un enorme blister y estatuas de Star Wars, una niña del exorcista, o el inquietante Jigsaw de la franquicia Saw.

8) Falta de ambientación por parte de la organización

El punto de arriba en cambio se encontraba a faltar por parte de la organización que mostró un salón más bien frío, o parafraseando a un conocido “han hecho un evento sin personalidad propia”. Quizá esa sentencia sea la mejor forma de definirlo y no creo que fuese muy errado, ya que es cierto que entre esta celebración y otras tangencialmente relacionadas no podía ver uno una clara diferenciación.

Conclusión

Al igual que sucede con las series (así que es perfecto) no puedes juzgar solo con un capítulo, ya que realmente no es más que la pretensión de lo que pretenden hacer y en el mejor de los casos un fugaz vistazo a lo que está por venir.

Sabiendo esto lo mejor es esperar a una sin duda obligada segunda edición, dudo que no la haya (y espero que sí), para entonces realmente reflexionar al respecto. Mientras tanto hay que alabar a los valientes que se lanzan a este tipo de actos, con todo el caos organizativo y el peligro monetario que conllevan.

Una vieja idea decía eso de que “segundas partes nunca fueron buenas”, nunca he pensado que fuera cierto y menos desde que existe Terminator 2, así que un Salón del Cine y las Series: Parte 2 estoy convencido de que tampoco cumplirá esa vieja y caduca máxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website