¿Sabes, Juanma? Te extraño mucho.

Hoy José Luis, nuestro buen José Luis, me ha pasado el cartel del día del cómic gratis de este año. Justo se celebra el mismo día que mi cumple y el cartel es un total homenaje a ti. A tu tienda, a tu pequeño rincón en el mundo desde el que repartías cómics, sarcasmo, cariño y mucha sabiduría.

Sé que lo sabes, pero si no es por ti es muy probable que no estuviera escribiendo libros. Narices, es probable que no hubiera escrito prácticamente nada. Si publico es en gran medida gracias a ti.

Eras mi padrino, sin duda. Por eso te llamaba así y tú siempre respondías, a fin de cuentas si tú eras mi padrino es que yo era tu ahijado. Y con el paso de los años muy buenos amigos, por eso siempre que iba por Valladolid para mí era sagrado ir hasta Salamanca a verte, a pegarme la parrafada en tu tienda, a estar allí contigo charlando del mundo editorial, las cosas que sabemos los que estamos dentro de él, hablar de series, de cómics, de películas, de la vida de cada uno y en fin, ya sabes, hacer que te saltaras la dieta para tomar unas buenas tapas.

Cuando lo pienso es increíble el tiempo que hacía que nos conocíamos. No tenía ni perilla, era un chaval, todavía eran los primeros tiempos de Fuerza Rebelde, cuando hacíamos una pequeña expo de Star Wars y poco más.

Recuerdo perfectamente cuando me empezaste a comentar que estabas pensando en montar una tienda de cómics en Salamanca, y lo hiciste. Con dos pelotas. Recuerdo también que me contabas que había gente que te decía que allí no había sitio para otra tienda más y que tú respondía que igual era cierto, pero que eso no quería decir que fuera la tuya la que sobrara.

No lo fue.

Ahí estuvo (estuviste) luchando en los buenos tiempos y en los malos tiempos. Siempre dispuesto a ayudar a todos los que te lo pedían. Sé de autores que te deben mucho, de editores que siguen hablando de ti, de blogueros y articulistas que te consideran una leyenda de la vieja guardia (es lo que somos, la vieja e inmortal guardia), de tiendas que no existiría si tú no hubieras estado ahí.

Y de pronto te marchaste. Sin previo aviso. Sin que pudiera siquiera despedirme de ti. Me hubiera encantado hacerlo, habría cogido el primer transporte que me llevara, habría ido hasta Salamanca, te hubiera llevado ese Daredevil nº8 que tenías en las estanterías cuando abriste (lo sé, me lo contaste muchas veces), te habría dado un abrazo y nos habríamos dicho “hasta pronto”.

No pudo ser. La vida (y la muerte) es así. Llena de imprevistos, de momentos que desaparecen, de idas y venidas.

Pero hoy, hoy es trece de mayo, hoy es mi cumpleaños, hoy es el día del cómic gratis, hoy es el día que su cartel te rinde homenaje.

Hoy es tu día, Juanma.

Gracias por ser parte de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website