Comunicar,  Invitado,  Portada

Cómo hacer un documental sin un duro

Otro profesional que se viene a pasar consulta, y la lista crece. Abraham López es periodista y fundador de REC Producciones, con experiencia en la realización de documentales y es precisamente de eso de lo que nos viene a hablar, de…

Cómo hacer un documental sin un duro

¿A quién no le ha pasado que estando en la ducha le han venido cientos de ideas buenísimas? Bien pues ese es el primer paso para poder hacer un documental, tener una buena idea. Teniendo eso ya hemos hecho el 50 por ciento del trabajo.

Muchas personas se preguntan; quiero grabar un documental ¿pero de qué lo hago? Y lo más importante ¿cómo lo hago? Ya he dicho que lo principal es tener una buena idea, pero para eso no necesariamente tiene que ser una idea desorbitada que nos obligue a irnos a la otra punta del mundo a grabar. Lo primero a tener en cuenta a la hora de buscar el tema sobre el que grabar nuestro documental es fijarnos en nuestro entorno y ver si hay algo interesante sobre lo que podamos hablar y que pueda interesar al público. De ésta manera ya nos estamos ahorrando dinero en la producción del documental ya que no tendríamos que viajar. Muchas veces un buen recurso para la búsqueda de ideas es mirar el periódico de nuestra ciudad y mirar bien las noticias, de este modo un accidente de coche nos puede llevar a hacer un buen documental o reportaje del estado de las carreteras, una muerte violenta en la zona de fiesta de nuestra localidad sobre los peligros de las drogas o simplemente un anuncio de venta de juguetes sobre el incremento o bajada de las ventas de los productos en Navidad debido a la crisis.

Una vez que hemos elegido el tema o idea de la que queremos hacer nuestra producción documental tenemos que tener en cuenta el target o público al que va a ir dirigido nuestro film. Teniendo esto claro podremos o no usar unos recursos literarios en el guión o elegir unas imágenes o no en la postproducción, es decir, que si nuestro target es de 8-14 años evitar las palabras malsonantes y las imágenes violentas, o si por el contrario es para mayores de 18 años podremos utilizar todo lo que queramos dentro de un orden y teniendo un sentido dentro de nuestro proyecto.

Ya tenemos la idea y el target, ahora tenemos que ver si podemos grabarlo, es decir, si tenemos el material necesario para poder filmar lo que queremos. No necesitamos grandes equipos profesionales para hacer un buen documental . Muchos documentales han sido grabados con handycam (cámaras de mano) que todos tenemos por casa o algún amigo nuestro, en el caso de estos documentales han sido porque no han podido entrar en cierto país con un equipo profesional y aún así han sido muy buenas las imágenes. Una vez que tengamos la handycam hay que mirar que grabe en FULL HD 1080 para que la calidad de la imagen sea buena, de este modo podemos hacer que nuestro público no se maree o aburra al ver nuestro proyecto. No solo la cámara es fundamental, podemos valernos de un trípode para no forzar mucho el movimiento de la cámara en la imagen. La iluminación es secundaria podemos grabar como el movimiento de cine dogmático que usaba la luz natrual al estilo de Lars Von Trier.

A partir de ahora comienza la fase de preproducción, la fase más dura de una producción audiovisual. En ésta fase del proyecto tenemos que dar vida al documental con el guión. Éste lo dividiremos por secuencias indicando en cada una si es de día o de noche, interior o exterior y la localización en la que grabaremos, de este modo no tendremos que aprenderlo o memorizar a la hora de grabar facilitándonos enormemente el trabajo en el momento de la grabación.

En la elaboración del guión debemos tener en cuenta cuánto queremos que dure nuestro documental y para ello un consejo útil que doy es que la duración aproximada de un folio escrito del guión es de unos 60 segundos, así podremos hacer el cálculo de lo que va a durar. Tampoco queremos aburrir al público por lo que tenemos que darle dinamismo, estilo, personalidad y crear clímax pero eso ya está en manos del autor a la hora de escribirlo.

Cuando tengamos el guión hecho conviene mirarlo y remirarlo, enseñárselo a tus amigos que te den nuevos puntos de vista y rehacerlo. Normalmente un guión no está terminado hasta la cuarta o quinta vez que lo has rehecho. Terminaras odiando el guión de tanto hacerlo, pero no desesperes. Una vez terminado el guión es necesario hacer un plan de producción, es decir, un esquema con los días en los que vas a grabar indicando dónde y a qué hora vas a grabar y el que vas a grabar. Para poder confeccionarlo si el documental cuenta con entrevistas conviene que llames a aquellos a los que vayas a entrevistar y consigas una fecha para hacerlo y poder ponerlo. Muchas veces no se consiguen hacer las entrevistas o grabar en ciertos sitios, en este caso aconsejo que se lea otra vez el guión y mires de qué forma puedes hacerlo sin tener que poner esos trozos que no se han conseguido.

Acto seguido, y parte importante en el proceso, es que cuentes con amigos para poder grabar ya que una persona grabando va a ser muy difícil grabar, es mejor contar con amigos que te ayuden cuando grabes, es más, es recomendable porque en caso de que algo no salga bien te pueden apoyar y ayudar a seguir con el proyecto y evitarán muchas veces que te pongas de los nervios. Hasta aquí la fase de preproducción.

Ya tenemos hecho lo más difícil que es la idea, el equipo y la organización, tenemos el 80 por ciento hecho ya ahora solo falta grabarlo. Como ya tenemos todo organizado rodar el proyecto es fácil, sólo es cuestión de echar horas y horas a grabar, enfocar, mirar encuadres, expresar lo que queremos decir con la cámara, para eso solo hace falta una mirada artística y un ojo crítico. Acuérdate de llevar todo el equipo y guión cada vez que grabes, así ahorras tiempo.

Terminada la fase de producción o grabación del documental entramos en una fase más relajada pero no por ello menos importante, la fase de postproducción. Ésta fase es el último 10 por ciento de nuestro proyecto para dejarlo terminado. Tenemos que contar con un programa de edición de video, los más utilizados por profesionales y amateurs son el Sony Vegas y el Premiere, que ofrecen muchas opciones en cuanto a edición. Aquí hay que echar muchas horas a visionar todos los brutos (todo lo grabado) que tenemos e ir seleccionando todo lo que queremos. En caso de que fuese necesario grabar la voz en off y situarlo en el video. Una vez montado recomiendo que la música que se ponga en el documental sea original de algún amigo que tenga un grupo y que dicha música tenga que ver con el contexto del vídeo, no podemos poner hardrock a un vídeo que vaya sobre el nacimiento del barroco, para eso pondremos música clásica por ejemplo, o bien podéis descargar en el ordenador canciones sin derechos de autor, en el que los músicos suben sus canciones para que todo el mundo las use, una buena página para descargarlas es www.jamendo.es.

Ya tenemos echo nuestro documental y no nos hemos gastado un duro en su producción, como mucho las cañas que les hayamos tenido que pagar a nuestros amigos por ayudarnos a filmar. Por último si lo que quieres es difundir tu obra presentalo a concursos de documentales, súbelo a youtube, muéstralo en algún bar con pantalla o sala de actos. Ahora tendrás que mover tu obra para que todo el mundo pueda verlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *