Hace ya años que tengo la suerte de acudir a la Feria del libro de Madrid a firmar mis títulos, en concreto los de Dolmen Editorial que es quién me lleva (así que buscadme en su stand), y cada vez que voy vuelvo más enamorado de ella.

Es cierto, no os voy a engañar, al ir con tiempo justo, compromisos y horarios cerrados no siempre puedo estar por allí el tiempo que querría, y a veces es una pasada rápida de camino a mis sesiones. Pero no importa, el aire está impregnado de cultura, de letras, de libros, de historias por contar, de aventuras por vivir.

La primera vez que fui, hace unos pocos años, me quedé sorprendido. Fue impactante y genial, El Retiro es un lugar perfecto para la cita, entre las sombras de los árboles, pudiendo sentarte un rato en el césped antes de firmar, de ir a una charla, puedes perderte entre los centenares de casetas y los muchos autores que por allí se dan cita.

Es un emplazamiento casi mágico al que todo amante de las letras debería ir si puede, merece la pena y mucho. Un lugar en el que lo que importa son los libros, sin proclamas políticas o ideológicos intoxicando lo que debería ser una fiesta de la cultura (algo que, me temo, ya es la norma en Barcelona), allí sencillamente hay miles y miles de personas, paseando entre miles y miles de libros, y es algo maravilloso.

Parejas que se regalan obras, padres con hijas que van en busca de algo especial, viejos amigos que se cruzan y se enseñan qué han comprado, autores que saludan a lectores veteranos que son casi parte de la familia, libreros, editores, ilustradores…

Y al final, lo que nos une a todos es algo muy sencillo, somos lectores.

Disfrutad de los libros, de las lecturas y de las letras.

Disfrutad de las páginas.

[sgmb id=”1″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website