El mundo del cómic está viviendo uno de sus mejores momentos creativos, se están lanzando apuestas arriesgadas, otras puramente divertidas, y en gran medida se está recuperando ese amor a contar historias sin pretender que estas sean espesas para ser rubricadas en piedra. Algo que es de agradecer, ya que no hace tanto cada tomo y cada evento eran siempre el más importante, lo que conllevó que no importara realmente nada.

Sí, lo mismo que sucede en el cine con el aluvión de blockbusters impactantes que hay cada semana. Si cada semana tienes uno, te deja de impactar y pasa de ser el gran estreno de la temporada a ser tan solo la película que se pone ese día. Pero esto queda para otro artículo, ahora hablemos de Faith.

¿Quién es Faith?

En muchos aspectos Faith cumple los habituales tópicos del género de superhéroes. Es huérfana desde que sus padres fallecieron en un accidente, fue acogida por su abuela y al igual que otros tantos niños cayó enamorada de la cultura pop. Motivo este por el que en sus páginas encontrará el lector muchas referencias a las viñetas, la ciencia ficción y el cine pero sin resultar excesivas y siendo en todo momento parte de la creación del personaje; no una simple excusa para lograr audiencia.

De adolescente descubrió que tenía poderes, era lo que se denomina “psiot” que en otras empresas sería “mutante” o “metahumano”, es decir que es una persona con habilidades fantásticas que otros solo pueden soñar. Es capaz de volar y generar un campo de fuerza (en realidad todo es telequinesia), dones que usará para hacer el bien y desde hace poco emprender su carrera en solitario tras dejar al grupo llamado Los Renegados (todo bien explicado en la página que antecede al inicio de la historia, para que ningún nuevo lector se pierda). 

Y es justo aquí donde el lector se encuentra con ella en Faith: Hollywood y la vid

Sobre el tomo

Este volumen está firmado por Jody Houser al guión y Francis Portela al dibujo junto con Marguerite Suavage, con color de Andrew Dahhouse y unas muy atractivas portadas de Jelena Kevic-Djurdjevic. Juntos han dado vida a un personaje que físicamente se aleja de los habituales cánones del mundo del cómic (mostrando abiertamente su sobre peso, pero sin pretender que sea lo que la define) y a la vez desbordante de carisma con un buena dosis de superación personal.

La escritora Jody Houser, quien también ha trabajado en cómics de Spider-Man o Expediente-X, se ha centrado en lo básico y ha ido a la esencia. Es decir, una justiciera está del lado del bien y eso es lo que hace Faith, ser buena y llevar a cabo buenas acciones (en parte recordando a lo que Tony Stark dijo a Steve Rogers “tú eres un hombre bueno, que hace cosas buenas”). Pero es cierto que en ocasiones esto se hace yendo por lugares comunes y situaciones muy conocidas por el lector veterano, incluyendo el plan del villano y lo que pretende lograr (que en cierta forma homenajea al primer volumen de X-O Manowar), pero en todo caso se logra una historia entretenida que no se suelta hasta la última página.

A su lado está Francis Portela, ilustrador al que se ha visto detrás de grandes nombres como Lobezno y Batman, y que en esta historia cumple con creces. Logra dar a Faith su propia personalidad, aunque puede que la comparativa con el trabajo a las portadas de Jelena Kevick-Djurdjevic no le haga ningún bien. Completa el apartado del dibujo Marguerite Suavage para las escenas de ensoñación de la protagonista, con tal nivel de calidad y buen acabado que nos hace desear que en no mucho tiempo haya un cómic firmado únicamente por ella.

Un tomo con una historia sencilla y personajes que en ocasiones caen en lo típico, pero que bien merece una lectura (y dos, y tres) dejando un estupendo sabor de boca. Faith es una historia buenrrollista, que se ha ganado un hueco en las bibliotecas y nos hace querer emular a Oliver Twist diciendo “Por favor, señor, quiero un poco más”.

Hablemos de Valiant Comics

Valiant Comics es una de esas editoriales que tienen personajes carismáticos y propuestas interesantes, como Shadow Man o X-O Manowar, pero que en España no han terminado de funcionar del todo. Hace años se publicaron varios títulos por Norma Editorial, algo que quizá la mayoría ni siquiera recuerda, y que podría decirse pilló muy de nuevas a un lector principalmente acostumbrado a Marvel y DC.

Tiempo después fue Aleta Ediciones la encargada de su publicación, quienes lo hicieron de una forma bastante buena pero en ocasiones con retrasos y finalmente perdiendo la licencia que pasó a manos de Medusa Cómics. Este sello, parte de Editorial Hydra, es quien lo edita en la actualidad consiguiendo captar la atención del público y con una propuesta que promete ir para largo.

Valiant Comics ha venido (de nuevo) para quedarse.

Disfrutad de los tebeos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website