Cómic,  Comunicar,  Crítica

Stray Toasters, una experiencia en viñetas

Bill Sienkiewicz ha sido un autor muy prolífico que ha trabajado en series como Los nuevos mutantes, en la etapa más recordada que ha tenido, por supuesto en Caballero Luna, además de en otras como La Sombra, Aquaman o Elektra: Asesina obra por la que resultó galardonado y reconocido con los premios Kirby y Yellow Kid.

Es un creador que no deja indiferente a nadie por su estilo tan característico y personal, en el que mezcla las artes más tradicionales del cómic con el óleo y el collage, usando de forma consciente la página en blanco como un campo de juegos en el que todo puede pasar. Adentrarse en sus láminas es siempre una experiencia única, que requiere de un cierto esfuerzo por parte del lector que será recompensando con creces si se atreve a ello.

Esto es lo que se encontrará todo aquel que abra las páginas de Stray Toasters, un relato de corte noir en el que se siguen los pasos de un criminalista que investiga una serie de asesinatos. A través de las viñetas el mundo se romperá en pedazos y el artista (en esta ocasión ejerce como guionista y dibujante) lo reconstruirá a su gusto, componiendo con ingenio una mezcolanza a base de tópicos de diferentes géneros que se aúnan para crear algo nuevo.

Su relato pasa del terror a la ciencia ficción en un segundo, sin dejar nunca de lado el tema detectivesco y la sátira sobre el mundo de su momento, aunque gran parte de su visión siga hoy siendo todavía de actualidad. El universo que crea está lleno de sombras y monstruos, de seres que pasan por humanos pero que bien podrían ser ensoñaciones salidas de la mente de un loco, o quizá sean todo eso… Todo eso y más, mucho más.

No se puede expresar con palabras cómo es la experiencia de leer Stray Oasters, solo se puede abrir por la primera página y perderse en un lugar que está a través del espejo, y quizá con suerte antes de cerrar el tomo querramos volver a empezar.

Tened cuidado al adentraros en el mundo de Bill Sienkiewicz,

puede que os atrape y nunca os deje ir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *