Lo he dicho otras veces, cada vez me gusta más el interesante material que publica Aleta y Quantum and Woody! El peor supergrupo del mundo es una muy buena muestra de ello.

Estos dos personajes son parte de la nueva ola que vive el universo de Valiant Comics, que en nuestro país siempre ha sido bastante maltratado, y aunque ciertamente se supone que son héroes no podría decirse en primera instancia que lo sean tanto.

Son bienintencionados, más o menos, e intentan hacer el bien, más o menos, pero…

Los dos protagonistas de la historia son hermanos, aunque también más o menos. Realmente no lo son de sangre, uno de ellos era un joven problemático al que los padres adoptaron para intentar enderezar, aunque no lo consiguieron. El tiempo fue separando a ambos y se vuelven a encontrar tras la muerte de su padre solo para descubrir que guardaba un secreto que les cambiará por siempre la vida…

… y les dará sorprendentes poderes.

Así, de nuevo unidos, intentarán hacer lo que consideran mejor pero nadie dijo que ser superhéroe fuera sencillo.

Los enredos, tópicos y malentendidos habituales del mundo del cómic se sacan aquí de quicio para crear una obra que está a medio camino de las aventuras con capas y la comedia más pura.

No puede evitarse notar una cierta influencia de la etapa de Keith Giffen y J.M DeMatteis al frente de la Liga de la Justicia (y su filial Europea) en la que los autores crearon algunas de las historias más memorables de los personajes, todo lleno de humor y mofa logrando convertirse en toda una inolvidable referencia.

La situaciones absurdas que rodeaban a la vida de estos héroes en ocasiones se enfrentaba al sentido común de los mismos, además de que en más de una ocasión eran ellos mismos los causantes de estos momentos. A todo se sumaba la seriedad del Detective Marciano y el Capitán Atom frente a sus bastante más dicharacheros compañeros.

Esto mismo es lo que han hecho James Asmus y Tom Fowler en Quantum and Woody! ya que parte de la premisa son las diferencias de carácter entre los dos hermanos, con la actitud militar de uno y la vertiente más canalla del otro. A su alrededor hay todo un nuevo mundo por descubrir contra el que ellos deben enfrentarse de la mejor manera que puedan, pero su inexperiencia como superhéroes desencadenarán no pocos problemas.

Hacía mucho que nadie escribía un cómic tan divertido. Ya iba siendo hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website