Wonder Woman llega dentro de poco a las pantallas, uno de los personajes más conocidos de DC Comics que junto Batman y Superman completa la Santa Trinidad de este empresa. Hay otras que ya ha pasado por el celuloide como Tormenta o Elektra (que sería más bien una villana) y otros muchos nombres que pueblan las viñetas como Chica Ardilla, Bruja Escarlata, Hielo y Fuego… La lista es extensa pero, y hay que aceptarlo, no es hasta hace tanto que se han empezado a hacer trabajos interesantes protagonizados por ellas.

Ya iba siendo hora, y más todavía de darles el reconocimiento que siempre han merecido.

En el mundo del cómic siempre ha habido heroínas pero es ahora cuando empiezan a tener un reconocimiento real, ¿a qué lo crees debido?

Ahora hay muchas más protagonistas femeninas con cabecera propia, muchas más lectoras, muchas más guionistas y dibujantes, muchas más mujeres en la industria. Ademas, sus historias son más interesantes y eso atrae a muchos más lectores, tanto masculinos como femeninos. Creo que eso ha ayudado bastante.

Parece que vamos perdiendo ese lastre de superheroína “novia de” siempre a la sombra del superhombre. Aunque aún se ve alguna que otra muestra de machismo en el cómic. También los mandamases de los sellos se han dado cuenta por fin que hay un público interesado en sus historias y claro, dónde hay público hay ventas y dinero.

¿Hay mucha diferencia actualmente en el tratamiento que reciben los justicieros según su sexo?

Este año se estrena la primera película de Wonder Woman, pero hemos tenido muchos batmanes y supermanes. Nacieron al mismo tiempo pero han vivido vidas muy diferentes. Wonder Woman, la superheroína por excelencia tendrá por fin su película 75 años después de nacer, nada más y nada menos.

Algo está cambiando, las superheroínas llevan las riendas de su vida, son poderosas por sí mismas, no necesitan de un superhéroe que las salve. Pero aún hoy se ven casos denigrantes. Un ejemplo que menciono en el libro es la portada de Spider-Woman de Milo Manara. Una portada con una imagen totalmente sexualizada y erótica de una superheroína. Jamás veríamos una portada como esa de Spiderman. Jamás.

¿Y entre los lectores? ¿Hay diferencias entre hombres y mujeres?

No creo. Se dice que las mujeres no leen cómics pero no es cierto. Lo que pasa es que durante años y décadas era prácticamente imposible sentirse identificada con las superheroínas por la forma en la que eran tratadas. ¿Quién querría ser una superheroína en paños menores sexualizada, con menos poderes, enamorada del superhéroe y que siempre va por detrás de sus compañeros masculinos? Y si no te sentías identificada con los personajes, poco interés podías tener en sus historias. Ahora que hay mucha más variedad y riqueza de personajes se ve claramente que cuando las historias son buenas, hay público para leerlas. Independientemente de su sexo.

Hay hombres que leen cómics con protagonistas femeninas y mujeres que leen cómics de protagonistas masculinos. Mientras la historia sea buena, el resto no importa a la hora de leer, te guías por tus gustos no por el sexo de los personajes. Es un error pensar que hay cómics para mujeres, igual que libros para mujeres, películas para mujeres. Hay cómics, libros y películas que pueden interesar o no a mujeres y hombres por igual. Ahora además, gracias a la televisión se ven muchas más series de superhéroes, sobre todo a partir del boom de películas de Marvel y DC de los últimos años, ya no están sólo en los cómics y eso se nota. Se ven muchos más niños y niñas disfrazados de superhéroes en carnaval por ejemplo.

Es maravilloso por fin ver Wonder Womans y Supergirls, futuras lectoras de cómic. Hasta ahora se veían más princesas que superheroínas. Eso tiene que cambiar. Cuando yo era pequeña encontrar una muñeca de Wonder Woman era misión imposible pero Supermanes o spidermanes, de esos había bastantes.

¿Cómo ha sido la labor de documentación?

Pues ardua y divertida al mismo tiempo. He leído mucho. He repasado muchos cómics que hacía años que no leía, recuperado historias, descubierto nuevas y me he vuelto a enganchar al cómic de supehéroes que hacía unos años que tenía abandonado. Los 90 fueron la década del terror, tuvo cosas muy buenas pero otras muy malas. Entre la supersexualización de la mujer, las historias cada vez más flojas y los crossovers que te obligaban a comprarte la tienda de cómics entera se me acabó la paciencia.

Ahora gracias a internet he podido leer cómics que jamás hubiera podido leer de otra manera. Sobre todo en lo que concierne a las precursoras del cómic que nacieron en los años 40 por ejemplo. No es lo mismo documentarte en un libro y leer sobre tal o cual superheroína donde puedes ver una o dos viñetas como mucho que poder leerte todo un cómic. Te da una visión diferente y más amplia del personaje.

En tu opinión, ¿quién es la superheroína por excelencia? ¿Y el motivo?

La gran superheroína es sin duda Wonder Woman, primero porque es la más longeva. 75 años lleva ya al pie del cañón. Pero es que también fue creada como un personaje en el que las niñas y adolescentes pudieran verse reflejadas, un rol y modelo a seguir de mujer independiente, segura de sí misma, fuerte. ¡Y eso en 1941!

Una mujer que se iba a luchar contra los nazis. Parece increíble pero en aquella época algo así era impensable. La mayoría de mujeres que participaron en la segunda guerra mundial lo hicieron como enfermeras como mucho. Lamentablemente, a la muerte de su creador, el psicólogo William Marston, Wonder Woman fue perdiendo poderes y sus historias se fueron romantizando hasta límites insospechados. Ha llevado una vida muy dura, con constantes cambios, le han cambiado los orígenes en cada reboot, le han quitado los poderes, la han acusado de mujer castradora y lesbiana,…

En fin, ha pasado por malos momentos como personaje y ha tenido historias bastante patéticas. Pero ahí está, ha sobrevivido. Creo que su fuerza radica en que es una mujer poderosa, al nivel de poderes de Superman, al que alguna vez le ha pateado el culo sin problemas. Pero al ser una mujer se la ha tenido por menos y se la ha ninguneado. ¡En la JSA la tenían de secretaria sirviendo cafés! Superman y Batman que nacieron con ella han tenido mejor suerte, pero claro, ellos son hombres. A pesar de que Diana, que es su verdadero nombre, es una diosa, la mujer más poderosa del universo. Yo no me metería con ella, por si acaso. Y actualmente es un verdadero icono feminista.

¿Y el personaje femenino más importante del cómic?

Pues te diría lo mismo. Wonder Woman. Ella fue la primera que abrió muchas puertas. Pero si hay un personaje ahora mismo interesante es Ms. Marvel. Kamala Khan. Ojalá hubiera existido cuando yo era adolescente. Es un personaje fresco, diferente, divertido. Una superheroína que vive sus poderes con pasión, que no los ve como una cruz ni una maldición. Creo que ha recuperado el pulso que el cómic de superhéroes había perdido. Y además es musulmana. Adolescente, mujer y musulmana, parecía tener todas las papeletas para ser un cómic de poco éxito y ha superado todas las expectativas, lo que demuestra que los prejuicios sobre que las superheroínas no venden no son ciertos. Su éxito asegura que muchas otras superheroínas tengan las puertas abiertas.

¿Cómo ha evolucionado la figura de la mujer en el cómic en las últimas décadas?

Para bien. Por suerte. Los 90 fue una época demencial. Los cuerpos de las superheroínas cada vez eran más irreales. Parecían un cruce entre supermodelo y estrella del porno. Cada vez menos ropa, más tetas y más poses lascivas. Las historias eran además terribles. Con el Bad Girl Art ya alcanzó su máxima expresión. En aquellos años Gail Simone hablaba de “las mujeres en la nevera” cuando se refería a la cantidad de superheroínas que morían, eran torturadas o violadas para que el machote de turno se pusiera en acción. Eran la excusa para que el superhéroe persiguiese a los malos. Hizo una lista interminable de personajes. La idea le vino de un cómic de Green Lantern en el que llegaba a casa y se encontraba una nota de su novia, decía: “te he dejado una sorpresa en la nevera, besos” o algo así. Dentro estaba ella muerta y descuartizada. Claro, el novio clamó venganza. Venga, otra chica que es una simple excusa para que el hombre se ponga a dar mamporros.

Creo que fue una época terrible para el cómic, ese culto al cuerpo que nos querían meter entre ceja y ceja le pasó factura al género. Por suerte, las cosas han cambiado, las historias han mejorado y ahora tenemos personajes femeninos mucho más interesantes y con historias muy potentes. Hay muchas más protagonistas femeninas con cabeceras propias, otra cosa que ha cambiado. Tenemos a Batgirl, a Ms. Marvel, a la Capitana Marvel, a Thor, a Wonder Woman, por supuesto, y a muchas otras. Hay mucha más variedad y respeto hacía el papel de la mujer. Son mujeres poderosas que no necesitan un hombre que les guie o les salve, se pueden salvar ellas solitas y al mundo también. Da gusto leer cómics de superhéroes ahora mismo. Esperemos que dure.

Nunca he logrado sentirme identificado con ningún superhéroe, si acaso con un secundario cómico; en tu caso, ¿hay alguna superheroína en la que veas tu reflejo?

Cuando leía cómics de niña y de adolescente me costaba mucho encontrar a un personaje femenino en el que verme reflejada. Me atraían más los personajes masculinos porque molaban más, tenían más poderes y hacían muchas más cosas que sus compañeras femeninas. Las mujeres en cambio eran más insulsas y en los 90 con los cuerpos de supermodelos y la silicona menos interés aún. ¿Pero quién no ha querido ser un superhéroe alguna vez y tener poderes? Volar, hacer magia, viajar a otras dimensiones.

Escoge el poder que más te guste. Creo que eso es lo que engancha en un primer momento a los lectores de este tipo de cómics. A mi me gustaba Wonder Woman porque era una mujer fuerte y eso era raro. Las mujeres normalmente no eran representadas como fuertes, los hombres sí. Y luego me encantaba el Dr. Extraño por la magia. Pero ya te digo que era difícil identificarse con ellas sobre todo por como eran representados los personajes femeninos.

No hay personajes sin creadores, ¿qué nombres destacarías?

El problema de los superhéroes y superheroínas es que pasan por muchas manos. Hay un creador al principio y si tienen una vida larga, luego tienen muchos guionistas y dibujantes distintos. William Moulton Marston como creador de Wonder Woman creo que es importante, sobre todo porque la creó como modelo para las niñas y adolescentes de mujer fuerte y que es capaz de valerse por sí misma.

Pero Wonder Woman para mí está asociada a George Pérez sobre todo y a Greg Rucka. Creo que ellos dos son los que mejor partido le han sacado al personaje. Y ahora me encanta el trabajo en el dibujo que está haciendo Bilquis Evely, es exquisito. Una artista del detalle. Stan Lee y Jack Kirby como los popes de Marvel, no pueden faltar, el cómic actual no se entendería sin mucho de su trabajo. Ellos crearon a los supergrupos y le dieron una vuelta de tuerca a las historias de superhéroes, haciéndolos más reales. Adolescentes hormonados con superpoderes y sus problemas. Guau, fue una revolución. G. Willow Wilson es la guionista de las maravillosas historias de Ms. Marvel.

Me maravilló el trabajo de W. Haden Blackman y J.H. Williams III en la Batwoman de los Nuevos 52. Por citar unos cuantos solo. Lo que sí es cierto es que durante años han sido siempre hombres los que dibujaban y escribían sus historias y eso está cambiando también.

¿De dónde surge la idea de hacer este libro?

La editorial había empezado una colección de libros de superhéroes y quiso que las superheroínas también tuvieran su espacio. Yo ya había escrito con ellos mi primer libro “Rockeras”, una guía sobre las mujeres del rock. Me preguntaron si conocía a alguien que entendiera de cómics y que pudiera escribir un libro así y me ofrecí voluntaria. Me encantan los cómics y la idea de hacer un libro así me enganchó desde el principio. No quería dejar pasar esta oportunidad. Ha valido la pena, lo he disfrutado mucho mientras lo escribía, espero que a los lectores les pase lo mismo al leerlo.

¿Habrá una segunda parte?

La idea es hacer un libro de supervillanas más adelante. Creo que también se merecen su espacio. Hay muchas y muy buenas. Sería un libro muy interesante de hacer. Pero antes tengo que acabar de escribir el siguiente libro de música que estoy haciendo. Una historia del rock en femenino pero más cronológica. Rockeras era como una guía básica, este profundizará más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website