• Poltergeist (2015): el regreso del miedo

    Tocar películas míticas tiene un peligro y es que se te vuelva por completo en contra. Lo que ha pasado a la posteridad por su calidad o su carisma conviene no tocarlo, y si vas a hacerlo al menos darle…