Cine,  Comunicar,  Crítica

Las brujas, revisitando el clásico de Roald Dahl

Roald Dahl es uno de los escritores infantiles más conocidos y populares del mundo. A lo largo de su vida creó obras tan relevantes como Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda, Agu Trot, Las brujas o James y el melocotón gigante, entre otras tantas. Todas ellas, las que se han mentado, han sido adaptadas a otros medios ya sea el cine, la radio, el teatro o el cómic, algo entendible debido a la gran capacidad de asombro y fantasía que tenían sus letras, además de a lo universal de las mismas.

Robert Zemeckis es un muy famoso director cinematográfico, que ha estado detrás de títulos icónicos como Tras el corazón verde, La muerte os sienta tan bien, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Náufrago, y, por supuesto, la trilogía de Regreso al futuro. También ha trabajado como guionista en otras tantas ocasiones, bien en varios de los filmes que se acaban de indicar como en otros como Frenos rotos, coches locos, El club de los vampiros o Bienvenidos a Marwen.

Ahora, estos dos nombres se han unido para traer al cine una nueva versión del cuento Las brujas, en una modernización de la historia para adecuarla a los gustos y tendencias actuales, además de trasladar toda la historia a los Estados Unidos (algo que suele ser habitual en el celuloide americano). Con mucho acierto no se ha intentado hacer un refrito de la anterior adaptación, La maldición de las brujas estrenada en 1990 con Nicolas Roeg tras las cámaras, ya que su posición de obra de culto la hace casi intocable.

Lo que Zemeckis ha pretendido ha sido adentrarse en la mente del escritor, deleitarse con sus palabras y trasladarlas a la gran pantalla con gran cariño y respeto, aunque también con diversas licencias que alejan su propuesta de la historia original. No por ello del espíritu de Roald Dahl, que logra permanecer y estar presente a lo largo de todo el metraje (incluyendo la resolución final, que se alteró en la anterior recreación).

Sin duda alguna lo más destacable es la participación de Anne Hathaway como matriarca de las brujas, que interpretó anteriormente Anjelica Houston (con un muy rápido y breve cameo fotográfico), y se nota que ha disfrutado con el trabajo. Un papel en el que está permitido sobreactuar y exagerar sin miedo, ya que el perfil lo requiere y gracias a ello mismo logra pasar de inquietante a aterradora en un instante.

Sus dotes artísticas se enfrentan a las de Octavia Spencer, actriz que muchos descubrimos gracias a su papel de Minny Jackson en Criadas y señoras (con guiño incluido), como la abuela del niño protagonista. Una mujer cariñosa, entrañable y fuerte que ha sabido sobreponerse a las tragedias de su vida sin perder la sonrisa. Otro tanto tiene Stanley Tucci, que a estas alturas no necesita ninguna presentación, y que siempre está espléndido aunque lo breve de su personaje (el director del hotel, poco más que un terciario en ocasiones cómico) hace pensar que se le ha desaprovechado.

Y por supuesto el pequeño Jahzir Bruno, el joven héroe del filme en el que es tan solo su cuarto trabajo profesional. Si bien no logra estar a la altura de sus compañeros, la experiencia es un grado, sabe salir adecuadamente del paso al cumplir con lo que pide su personaje y deja la promesa de que en años futuros su trayectoria irá hacia arriba. Por el momento, y en este mismo 2020, estará presente en la esperada segunda parte de Crónicas de Navidad de Chris Columbus.

Pero, más allá de todo esto lo que seguramente interesa al que esté leyendo estas líneas es si merece la pena ir al cine con los pequeños (es un filme familiar, pero más enfocado a los niños), y la respuesta es que sí. No estamos ante una gran película que vaya a pasar a la historia, ese lugar lo tiene La maldición de las brujas, pero es un encantador producto con el que disfrutarán (disfrutaréis) mucho, quizá en alguna escena pasen algo de miedo y en otras tantas se perderán en el mundo de fantasía de Roald Dahl.

Y si no conocen el libro original, ya sabéis qué hacer al término de la proyección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *