Cómic,  Comunicar,  Crítica

El Pacificador (de Jeff Lemire)

Es curioso lo que el cine y la televisión pueden hacer por la popularidad de un personaje, pongamos por ejemplo a Mary Poppins. La creación de la inglesa P.L. Travers ya era conocida y había tenido varias aventuras publicadas a lo largo del tiempo, pero cuando pasó a la gran pantalla de la mano de Walt Disney (la empresa y el hombre, ya que todavía vivía en aquel entonces) se convirtió en todo un icono.

Es más, el paso del tiempo solo ha hecho que distintas generaciones la amen y adoren, aunque no tanto a la de las novelas ya que estas han quedado algo eclipsadas debido al éxito cinematográfico. Ahora, si en cambio esto sucede con un personaje como el Pacificador, uno de los que DC Comics heredó de la Charlton, lo que puede pasar es que empiece a gozar de un éxito y una popularidad que jamás habría tenido de otra forma.

Teniendo esto en cuenta es entendible que la editorial ECC se haya puesto manos a la obra para lanzar materiales sobre el personaje, ¿qué mejor momento que tras su paso por la película El escuadrón suicida y protagonizar su propia serie? Es en este ahora cuando llega (llegó, más bien) a las tiendas la una nueva historia de la mano de Jeff Lemire, autor más que conocido por obras como Sweet Tooth (de la que también hay una adaptación en imagen real) o Joker: Sonrisa asesina.

Así el guionista e ilustrador, junto a los dibujantes Keith Giffen y Scott Kolins, se adentra en una aventura en la que se indaga en quién es este polémico héroe, por llamarlo de alguna forma, su forma de ser y las razones para ser él. Por supuesto esto sucede en el mundo de DC, un universo muy rico del que sería una lástima no beber, por ello a lo largo de las páginas aparecen diversos personajes o momentos que son bien conocidos por el lector y que ayudan a dotar de más fondo al propio Pacificador.

De hecho el grueso de la trama se sitúa en Invasión, que precisamente contó con Keith Giffen como uno de sus artífices, un evento que sucedió poco después de Crisis en Tierras Infinitas y que sirvió, entre otras cosas, para colocar al Capitán Atom en primera línea de los héroes de DC Comics. Justo aquí nos encontramos con el Pacificador, y por el camino Jeff Lemire aprovecha para adentrarse en los traumas y la soledad en la que vive este personaje, paseando con soltura entre la fina línea que separa a la cordura y la locura. No en vano él fue la base que Alan Moore usó para su Comediante en Watchmen, y en cierta forma se puede ver cómo esto mismo lo retroalimenta.

Una buena forma de introducirse en este anti héroe y su mente, justo a tiempo para seguir disfrutando de sus aventuras cuando se estrene la segunda temporada de la serie que protagoniza John Cena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *