Cómic,  Crítica

Yonqui de la guerra, periodismo en estado puro

En ocasiones hay cómics que no sabes cómo reseñar. El problema es que el autor no solo es reconocido, si no que lo es en calidad de maestro y de uno de los artífices más relevantes desde hace tiempo. Otro tanto pasa con su obra, que ha sido innumerables veces reseñada y analizada (además de homenajeada), algo que se merecía con creces y lo que queda.

Con esto en cuenta, ¿qué puede decirse? No mucho, salvo recomendar de forma ferviente su lectura.

En Yonqui de la guerra Joe Sacco nos trae varias historias biográficas, en gran medida protagonizadas por el mismo, centrándose siempre en las sensaciones y sentimientos humanos. Para dar más fuerza a las historias que muestra no duda en retorcer el cuerpo humano si eso sirve a la historia, además de experimentar con la imagen y las viñetas para sus propios fines.

Todo en un sobrio blanco y negro que da el toque de seriedad que precisa este género que no es otro que el periodismo con viñetas. Opinión en unos casos y reportajes en otros, demostrando que en contra de lo que muchos directores de medios han dicho innumerables veces el buen periodismo no está solo en los periódicos.

Joe Sacco es una clara muestra de ello y cumple con esa gran frase de Robert Capa,Si una foto no es buena es que no estás lo suficientemente cerca. No duda en hacerlo y de hecho en implicarse, dejando ver al lector cómo la situación le afecta e incluso permitiendo en algún momento que nos identifiquemos con él.

Lo que tampoco deja de hacer (principalmente hacia el final) es omitir una fuerte parte de crítica social, no centrada solo en el aspecto bélico también respecto de la sociedad en que vivimos y el tratamiento en ocasiones puramente sensacionalistas de estos temas. La expresión más correcta es “no dejar títere con cabeza”

Yonqui de la guerra es un material complejo, en forma y fondo, que quizá resulte una difícil lectura a los que no son habituales de este medio pero al que hay que dar una oportunidad para encontrarse con uno autor imprescindible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *