Comunicar,  Crítica,  Libros

Woke, la sátira que nos hacía falta

Actualmente estamos viviendo una época en la que muchas nuevas (y necesarias) voces se han abierto paso, llevan años dejando su forma de ver en el mundo en el cine, la literatura, la música… Tenemos la suerte de que en la actualidad la oferta cultural es enorme, dando espacio a una gran cantidad de perfiles que hace décadas no habrían encontrado su justo hueco.

Por otro lado, también estamos inmersos en una extraña distopía en la que los extremos se presentan a diario, unos años en los que la realidad puede ser dejada totalmente de lado en base a la interpretación de la misma. Es la era de las mentiras en los medios (las llamadas Fake News), de las tergiversaciones en las redes sociales, de los ataques masivos en base a las concepciones morales de cada uno e incluso las cancelaciones de aquello que no encaja con ciertas pautas.

Todos tenemos parte de responsabilidad en ello, nadie está realmente libre de pecado ya sea por acción o por omisión, y la cuenta atrás hasta que la situación se nos vaya por completo de las manos ya ha empezado. Es, sin duda alguna, el instante en el que debemos sentarnos a reflexionar, a ver quiénes somos y qué estamos haciendo, a intentar ponernos en el lugar del otro y dejar los lanzamientos de heces fuera del juego.

Precisamente por todo ello es un acierto que Woke haya llegado de forma reciente a las tiendas de la mano de Alianza Editorial, el libro escrito por la ficticia (aunque muy seguida en Twitter) Titania McGrath es un ejercicio de sátira en estado puro como solo los británicos saben hacer. Un relato que no deja títere con cabeza y que reparte sin preocuparse de quién pueda sentirse ofendido con o sin razón, y es maravillosamente refrescante poder leer algo así.

A lo largo de sus páginas el humor y la comedia campan a sus anchas, aunque en realidad nada de lo que está impreso en tinta es algo que no hayamos podido ver en diversas ocasiones a través de las redes sociales. Esto es algo que por un lado logra que el texto sea todavía más hilarante y por el otro da un cierto toque de tenebrismo al tomo, o dicho de una forma más sencilla estas letras nos ayudan a ver el poco juicio que vamos teniendo como sociedad (al menos, en el reflejo de la misma que son los perfiles digitales).

No creo equivocarme si digo que para algunos perfiles Woke resultará ofensivo, un ataque personal contra ellos y por tanto tendrán que defenderse. Sinceramente, es lo mejor que podría pasar, si una sátira no logra remover algunas conciencias y molestar a unos cuantos, es que no es una buena sátira.

Claro está, que por el otro lado estaremos los muchos que aunque, con cierto dolor, nos veamos reflejados en algún momento del libro, lo tomaremos como un aviso del absurdo y de que toca reflexionar. Además de reírnos, reírnos mucho, con Titania McGrath, con su mundo de blancos y negros, con sus sinsentidos y, al final, de nosotros mismos como usuarios de redes sociales que en más de una ocasión escribimos más rápido de lo que pensamos.

Solo se puede decir esto: Woke es la sátira que nos hacía falta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *