Cómic,  Comunicar,  Entrevistas

“Chip Zdarsky es un caballero”, Carlos Magno (dibujante de Invasores)

Carlos Magno es un nombre habitual dentro de Marvel Comics, más desde que su camino se cruzó con el de Chip Zdarsky en Invasores, su último trabajo publicado en España. Antes de eso puso su granito de arena a Namor en solitario, también pasó por DC Comics, incluso trabajó en conocidas franquicias como Robocop y King Kong, entre otros títulos.

¿Cómo empezó tu relación con Marvel Comics?

Igual que la cualquier otro niño hambriento de cómics. Lo que sucedió vino del deseo que siempre tuve de ser dibujante y el camino que ese arte encontró para expresarse. Crecí con la aspiración de poder trabajar algún día en Marvel Comics, era como si alguien hubiera marcado mi alma con un hierro al rojo y esa marca nunca se fue. Pero la vida está llena de contratiempos y antes de empezar a trabajar en el mundo del cómic lo había intentado todo, estuve en una empresa de contabilidad, en un supermercado, fui técnico informático… No era el futuro que buscaba, lo que quería era dibujar. En 2005 tuve una oportunidad con DC Comics, iban a revitalizar a Jonah Hex y preparaban su primera aventura, pensé que sería capaz de hacerlo pero resultó ser un desastre; por razones de tiempo y otras cosas que estaba haciendo en ese momento, me apartaron, sabiamente, del proyecto.

Aunque cometí errores al comienzo de mi carrera, esto me puso en contacto con Marvel Comics. Mi agente consiguió un encargo para otro personaje que iba a volver, el Capitán Universo, lo que me permitió trabajar con dos de mis héroes favoritos, Hulk y Estela Plateada. A pesar de que ya era más profesional no me quedé en Marvel mucho tiempo, fue demasiado para mí. Sabía que necesitaba aprender más acerca de cómo funcionaba la industria del cómic.

¿Y cómo lo hiciste?

En cierto sentido empecé de nuevo, pero con editoriales más pequeñas, como Moonstone Books donde dibujé al Hombre Enmascarado y a Sherlock Holmes. Estuve casi trece años trabajando con innumerables franquicias de la cultura pop como El planeta de los simios, King Kong, Robocop y otros tantas, entonces sentí que necesitaba ampliar mis miras y la primera editorial en la que pensé fue en Marvel.

Les gustó lo que vieron y me encargaron ocuparme de una historia de Namor, Namor: The Best Defense. Fue amor a primera vista, me sentía como en casa y Tom Brevoort, mi editor, me propuso ser parte de Invasores. Iban a ser solo cuatro números, pero en cambio pudimos contar un genial relato de doce partes. Estoy realmente contento con el resultado final, espero que los lectores también lo estén.

¿Llegaste a pensar que tendrías este recorrido?

En realidad no hay forma de tener control sobre ello… o siquiera de imaginarlo. Sucedía que esa era la línea que había seguido desde niño, es parte de mi forma de ser como persona y dibujante, de mi manera de enfrentar el futuro. No soy de esa gente que tiene suerte, no creo en eso, creo en el esfuerzo y en el trabajo duro. Es como intentar atravesar una pared de ladrillos, da igual lo alta que esta sea, si trabajas duro y tienes las herramientas adecuadas un día lo conseguirás.

¿Alguna vez pensaste que dibujarías el regreso del más veterano grupo de héroes de Marvel?

Nunca, nunca lo había pensado. Siempre he sido muy modesto en estas cuestiones, creo que los muchos “no” que escuché en el pasado me han convertido en alguien humilde. Si en Marvel tuvieran la idea de que yo sería el artista perfecto para Howard el pato, lucharía y defendería al personaje con todo mi amor, lo trataría de la mejor manera posible. Pero cuando estás en tu mesa dibujando al Capitán América, a Namor y a la Antorcha Humana original, significa que algo muy especial está sucediendo. Sé que hay dibujantes más capaces que yo, conozco bien mis limitaciones, pero en Marvel vieron que lo estaba haciendo lo mejor que podía, y eso es lo que quieren como editorial, Marvel quiere lo mejor.

¿Cómo te sentiste al saber que tendrías que trabajar con estos personajes?

Lo cierto es que al principio pensé que desde Marvel solo pretendían que hiciera algunas páginas, es una técnica habitual que un editor encargue diferentes partes de un número a varios artistas. Así que cuando Tom Brevoort me dio el guion de Namor: The Best Defense le pregunté qué páginas quería que hiciera, y entonces él me respondió “todas ellas”. Así que tuve que controlarme y hacerlo lo mejor que pude, y eso funcionó. Debió gustarles el resultado ya que después de eso él me pasó a Invasores y trabajar con estos personajes es increíble. Nunca pensé que un día dibujaría al Capitán América, es como hacer a Superman para DC Comics.

En Invasores tu guionista es Chip Zdarsky, igual que en Namor: The Best Defense, es uno de los más aplaudidos actualmente. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con él?

A principios de este año, justo antes de la pandemia que ha asolado el mundo entero, visité las oficinas de Marvel y en tono de broma para un podcast me preguntaron cómo era trabajar con Chip Zdarsky y te voy a decir lo mismo que allí, Chip Zdarsky es un caballero.

Es un gran profesional que merece todo el éxito que está teniendo, se preocupa de que todo el proceso sea agradable y todos los artistas quieren colaborar con él. Sin exagerar puedo decirte que fue un placer estar en mi mesa, esforzándome tantas horas, para dibujar un guion tan bien preparado. Durante el año que estuvimos juntos, me dio valiosos consejos, que escuché y usé durante todo el proceso. Fue muy divertido trabajar con él.

¿Te esperabas la historia que él tenía en mente?

Fue toda una sorpresa. Soy dibujante profesional, pero también soy un lector y no me gusta saber qué pasa hasta que llega el final de la historia. Así que lo que hago cuando termino el encargo, es leerme toda la colección cuando se lanza. Es una forma de engañar a mi mente, finjo que no trabajé en ese cómic y lo veo solo como lector. Es una manera estupenda, y más imparcial, de disfrutar de tu propia obra.

¿Hay algo que destacarías de trabajar con él?

Como he comentado antes, él es un gran consejero. Cuando trabajas con cómics esperas que sea algo satisfactorio pero también que haya mucho aprendizaje, con Chip fue así todo el tiempo. Por lo general, no hay mucha comunicación cuando el guion está listo, pero hablamos todo lo que pudimos y en un proyecto largo como era Invasores fue genial poder tener esta dinámica.

¿Qué es lo que más has disfrutado en Invasores?

Toda la propuesta desde su origen. Me encanta dibujar para Marvel, me encanta trabajar con Tom, Alanna (Smith) y Shannon (Andrews), amo trabajar con Chip y fue realmente estupendo poder hacerlo con Alex Guimarães, tuve mucha suerte de contar con un colorista con tanto talento. El guion fue increíble, el equipo fue increíble, el ambiente de trabajo fue increíble, ¿qué más se puede pedir?

Actualmente la colección ya ha terminado, ¿volveremos a ver pronto a este grupo de nuevo reunido?

Eso espero, eso es lo que querría que pasara. Estos héroes tienen un universo tan vasto que no pueden pararse aquí, creo que quedan muchas historias que necesitan ser contadas. No tenemos que ser Chip o yo los que lo hagamos, pero estos personajes deben continuar su viaje y vivir más aventuras.

¿De poder ser parte, querrías serlo?

¿Para contar una nueva historia? Por supuesto. Participar en cualquier proceso creativo es estupendo, ya sea con este grupo, con Spiderman o con Hulk. Ser parte de este universo es maravilloso.

A la hora de enfrentarte a la página en blanco, ¿cómo es tu método de trabajo?

Lo mismo que otros muchos artistas, soy de la vieja escuela. Primero leo el guion un par de veces y veo todas las referencias que me harán falta, si hay algo que no puedo encontrar le pido a Alana, asistente de Tom que me proporcione las referencias necesarias, que en su mayoría son sobre los diseños de los personajes. Después trabajo en la disposición de página lo que me lleva dos días, es algo muy simple pero sirve para mostrar cómo se ven los héroes y la línea que seguiré.

Entonces tras discutir estos detalles, empiezo las páginas a lápiz y hago dos diarias aunque para eso tengo que levantarme a las cinco de la mañana y estar entre doce y trece horas trabajando. En dos semanas tengo el número terminado, cuando todo está aprobado empiezo a entintar lo que me lleva otras dos semanas. Si todo está bien envío el material a mi editor, y me tomo un día o dos de descanso antes de empezar de nuevo.

¿Cuál sería para ti tu mejor trabajo?

El último, siempre tiene que ser el último. Como dijo una vez Will Eisner, en un documental producido aquí en Brasil, “Si tu trabajo no es mejor que ayer, tendrás serios problemas”. Mi última serie con Marvel ha sido Empyre: Avengers, con un precioso resultado y contando con una rara combinación de profesionales. Mi corazón late por todos los personajes, pero un día me gustaría poder dibujar a Conan, pero eso solo el tiempo lo dirá.

Con eso terminamos, gracias por todo Carlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *