#TheDocStyle

Reflexiones del 2014 (y esperanzas del 2015)

Portada del calendario de La Consulta para el 2014.
Portada del calendario de La Consulta para el 2014.

Creo que hay dos momentos al año en los que la mayoría de las personas hacen un momento de reflexión. Uno es en verano, ese tiempo entre julio y septiembre en el que estamos cerrando puertas para que se abran otras, en cierto sentido puede decirse que funcionamos igual que las televisiones, de temporada en temporada. El otro es a final de los doce meses, vemos que se acerca la siguiente docena y no podemos evitar que las cosas empiecen a rondar por la cabeza.

Mis primeras firmas en el Salón del cómic de Barcelona (woa)
Mis primeras firmas en el Salón del cómic de Barcelona (woa)

Si me disculpáis, para estas letras iré un poco más atrás. 2013 fue un año que prometía muchas cosas, pero que por algún motivo se quedó solo en ser un viaje del 2012 al 2014. Que nadie se confunda, hacer transiciones y dar nuevos pasos (que no sabes si funcionarán) es muy importante, y para mí es lo que significó ese año. 2013 fue totalmente un año de tránsito de un sitio a otro, de unas intenciones a otras, de una vida a otra, de ser yo a seguir siendo yo.

Quizá lo más evidente fue el decidir que la siguiente ciudad en la que iba a vivir, de entre las cinco en que me propuse hacerlo antes de quedarme en alguna, era Barcelona. Así que a finales de 2013, en concreto el seis de diciembre, cogía un vuelo con destino a esta población, sin saber muy bien qué iba a encontrar o qué iba a pasar. Conmigo solo iba un petate (a lo #TheDocStyle, así que era una maleta negra con camisas y corbatas), miedos e ilusiones a partes iguales.

Andrew Ramroop nos recibe en Maurice Sedwell, Londres, a Marta Beren y a mí.
Andrew Ramroop nos recibe en Maurice Sedwell, Londres, a Marta Beren y a mí.

Un viaje es una transición, vas de un sitio a otro, y así terminé 2013, empezando. Empezando una nueva aventura, sin saber si sería cancelada, suspendida, llegaría al Prime Time, o vaya a saber Cthulhu qué iba a pasar. Lo mejor de una aventura, de vivir, de ir al futuro, es esa incertidumbre, y viajar hasta allí descubriendo novedades.

Y claro, llegó 2014, un año que ha tenido cosas buenas, malas, mediocres, fantásticas, e inolvidables a partes iguales.

Las malas y mediocres no las voy a recordar ahora, tampoco las olvidaré ya que para ser mejores hay que tener en la cabeza en qué podemos mejorar. Pero las buenas han sido muchas, empezando por ver mi primer libro publicado, al que le ha seguido un segundo y un tercero, y empezando a trabajar en el cuarto y a mover el quinto. Hay más, claro, sin duda el empezar un nuevo camino en formato de gabinete de comunicación (en La Consulta), algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer y para lo que no encontraba el momento adecuado.

Logo de nuestro despacho compartido
Logo de nuestro despacho compartido

No, tampoco es que lo encontrase, pero decidí que era entonces o nunca. Adelante. Lo único que podía pasar era que no saliera bien, ¿eso era todo? Atrás miedos y un Keep Walking! bien grande. Entonces empezaron a aparecer por mi vida profesional Sergi Páez, Marta Beren, Marc Martí, María Cegarra, David Boix, Tony Jim, Isaac Soler, Nacho Fernández, Alex Llopis, Guille Carandini… gente increíble sin la que hoy mi vida no sería la misma, no fueron los únicos, claro que no, hay otras estrellas invitadas como Carles Quero o Loella M. Piccola, y otros. Eso es lo mejor de lanzar una piedra al río a ver qué pasa, que nunca lo haces solo y vas conociendo a otros.

Sin olvidar a otros que ya estabna, son abonados a la sitcom de mi vida, como Alfon Arranz, José Luis Mora, mis hermanos, mi madre y Loki, Abraham López, Dani SJ., Juanmito de la tienda DTBOS, Emilia Musat, Albertito Arcos, Juan Ruitiña… No sé, una larga lista de personas increíbles, y lo dejo aquí, ya que si sigo no termino, y aunque no están todos sé que ellos saben bien que sí lo están en mi corazón.

Carles Quero y María Cegarra en pleno rodaje
Carles Quero y María Cegarra en pleno rodaje

Bueno, y Frost, perrito de oficina. Un pequeñajo que llegó a mi vida poco después de mi cumpleaños (y que de hecho el suyo es dos días después del mío), que ha logrado convertirse en el centro de atención del despacho que comparto con Marta Beren, y que de hecho tiene su grupo de fans.

¿No es la vida un lugar maravilloso?

Frost, perrito de oficina
Frost, perrito de oficina

Ahora está a punto de comenzar un 2015 cargado de promesas y nuevas oportunidades. En mi círculo hay una creencia generalizada, que va a ser un muy buen año.

Así que nada, vayamos a ellos.

Algunas de las fantásticas personas que están en mi vida.
Algunas de las fantásticas personas que están en mi vida.

Sed felices.

Besad mucho.

Abrazad más.

Quiero formar parte de ello

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *