Cine,  Comunicar,  Crítica

Nuestros mejores años, de Gabriele Muccino

Nuestros mejores años es una película sobre el paso del tiempo, la amistad, los amores perdidos y, sencillamente, sobre el día a día y nosotros mismos. Es una fábula llena de amor y cariño hacia los personajes que la protagonizan, un cuento que solo intenta hacer reflexionar al espectador sobre quién es y quiénes son los que le rodean.

Esto se logra a través de un extenso relato que abarca varias décadas, en las que se muestran los cambios y vicisitudes de tres amigos, y una cuarta que es a la vez interés romántico. A través de sus decisiones, aciertos y derrotas nos veremos reflejados a nosotros mismos, como un espejo en el que mirarnos que solo nos devuelve la imagen de lo que hay.

El director y guionista, Gabriele Muccino, no se arriesga en exceso y prefiere trabajar con una realización suave pero cuidada con una buena fotografía, lleva al espectador exactamente al sitio que desea y le hace ser parte de esta pandilla que va cumpliendo años. Son los mismos, pero a la vez no, quizá siguiendo el ejemplo del poema de Pablo Neruda cuando dice “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.”. Algo muy scertado y que se cumple, totalmente, en este filme.

Es cierto que la película adolece de ciertos fallos, desde una duración excesiva (que se hubiera solucionado quitando alguna década a la historia), a dar, en ocasiones, demasiadas vueltas en torno a un mismo tema e incluso cebarse ligeramente con alguno de los personajes. Pero todo ello es perdonable en favor de la fábula que se narra, y las buenas actuaciones que dan sus intérpretes, entre los que destaco de forma personal a Pierfrancesco Favino como Giulio, que sin duda alguna es el que más cambia y evoluciona a lo largo de todo el metraje.

Nuestros mejores años es una película que habla de la vida, de cómo esta no es intrínsecamente buena o mala, ya que puede (y es) ambas cosas. Un mensaje claro y sencillo que, con todo lo que está siendo este 2020, conviene tener bien presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *