Cine,  Cómic,  Comunicar,  Crítica

Morbius, otro fracaso de Sony

Siempre he pensado que el pistoletazo de salida del actual género cinematográfico de superhéroes fue en 1998 con Blade, aunque es cierto que no fue la primera. Mucho antes ya habían llegado al cine con gran éxito Superman y Batman, además de los muy dignos intentos que fueron La Sombra y The Phantom: El Hombre Enmascarado, junto a otros bastante olvidables.

Pero volvamos a Blade. La película en origen tenía una escena final en la que a lo lejos se veía una figura vestida de negro de la que no se sabía nada más, una escena que no llegó a las salas y que introducía a Morbius pensando en una posible secuela. Y lo cierto es que la actual película del vampiro habría encajado perfectamente como esa continuación, el problema es que ha pasado un cuarto de siglo desde entonces y como decía la canción de Bob Dylan los tiempos están cambiando.

O más bien los tiempos han cambiado y Sony no tiene intención de adaptarse a ellos, el camino que siguen no es claro y parece que no lo es ni para ellos. Llegados a este punto podría hablaros de lo endeble de la trama, de lo difuso de sus personajes, de las actuaciones forzadas o de lo muy previsible que son el segundo y tercer acto, pero no lo haré e iré directo al que creo el mayor problema de todos: es aburrida.

Así es, es una película aburrida que logra hacerse larga a pesar de durar menos de dos horas. Y esto hace pensar en Spider-Man: No Way Home que se extiende por dos horas y media y logra tenerte entretenido y fuera del mundo en todo momento. Pero no así en Morbius, que empieza floja y no logra remontar en ningún momento consiguiendo, eso sí, más de un bostezo en la sala.

Desconozco qué planes tienen en Sony para la franquicia arácnida, pero después de Venom y Morbius lo que queda claro es que alguien debería pulsar el botón de parada. Quizá haya gente que quiera saltar del barco, al menos antes de que se hunda del todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *