Portada del libro Jack el destripador, el mito equivocado
Comunicar,  Crítica,  Libros

Jack, el destripador: El mito equivocado. ¿Quién fue Jack?

Periódico victoriano sobre Jack, el destripador

Desde adolescente he sentido fascinación por la época victoriana y por Jack, el destripador, y es que no puede entenderse lo uno sin lo otro y viceversa. Según uno lee y se adentra en los asesinatos más famosos de la historia, de la mano va el ver y entender más sobre la sociedad de su momento, es más, la única forma de poder tener un poco de visión total de ambos requiere entender el cómo, cuándo y el porqué. El dónde todos los sabemos y el quién, esa gran pregunta, es la clave y por ahora sigue sin respuesta clara.

Eso no quiere decir que no haya un gran número de teorías al respecto. ¿Quién fue Jack, el destripador? Nadie tiene la respuesta, y me tempo que pasarán los siglos y seguiremos sin tenerla. Los métodos policiales de entonces no son lo exactos y científicos de hoy, lo que sumado a circunstancias periodísticas (y el potente nacimiento del amarillismo) y la cultura imperante en la férrea sociedad de la reina Victoria hace que la tarea de dar un nombre sea ciertamente complejo.

A todo esto debe añadirse la gran cantidad de tiempo pasado, el mito que se ha hecho más grande que la realidad, y las muchas y muchas teorías que solo embarran el camino. Ahora Juan Carlos Boíza se une a esta lista de teóricos, pero lo hace con calma, con una buena investigación y con el mayor respeto posible a los datos existentes. ¿Da con la clave? ¿Llega a decir quién fue en realidad Jack, el destripador? Esa es, seguramente, la única pregunta que tiene sentido responder.

Sí, da una respuesta. La suya. Que esta sea cierta o no es algo que queda en las reflexiones del lector, pero lo que es cierto es que su labor como investigador, la dedicación y su intento de ser objetivo es algo que debe agradecerse. Y lo digo como alguien que ha visto y leído innumerables obras sobre este asesino, desde ficciones muy bien documentadas como From Hell o la fantasía que es Los pasajeros del tiempo, a libros sobre los casos como Jack el destripador, capitulo final o el bastante olvidable Retrato de un asesino. Jack el Destripador. Caso cerrado en el que con calzador se encajan los hechos para sostener una teoría.

Periódico victoriano sobre Jack, el destripador

Parecido hace Juan Carlos Boíza que en muchos momentos rellena huecos y situaciones que hacen sostenible su idea sobre quién fue Jack, el destripador, aunque en su caso hay una enorme diferencia y es que en todo momento él sostiene que lo que hace es precisamente eso, una recreación de qué pudo suceder. Todo sustentado en su investigación no solo de los hechos sucedidos, también de la época en que se vivía, de la forma de ser de la gente, de lo que se conocía sobre las víctimas y sus allegados, en todo momento intentando quitarse de encima prejuicios e ideas preconcebidas.

Es por esto mismo que su solución al enigma, que no desvelaré ya que ese es precisamente el aliciente para leer el libro, se aleja de lo habitualmente planteado hasta el momento y da una resolución que si bien no es del todo novedosa, sí ha sido muy poco explorada y menos todavía con la dedicación y el detallismo que el autor ofrece. Es más, aunque el lector pueda considerar que el escritor no acierta con su resultado (personalmente así lo considero, mi idea sobre quién fue Jack, el destripador difiere de la suya), sigue siendo una obra recomendable por toda la reconstrucción que hace sobre los asesinatos, lo extenso de su investigación y la forma de plasmar esta misma en sus páginas (al igual que en Los poderes de la oscuridad lo más apetitoso es la investigación y no tanto el resultado final).

Periódico victoriano sobre Jack, el destripador

Solo puedo deciros que leáis, quizá coincidáis con Juan Carlos Boíza o quizá no, pero sin duda sus páginas os tendrán enganchados y al término de las mismas habréis aprendido algo más sobre este mito y su época. Un mito que se ha hecho mucho más grande que su realidad, una pregunta que quizá nunca sea respondida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *