Cómic,  Comunicar,  Crítica

Historia del Universo Marvel (2): Sigue la aventura

Con Historia del Universo Marvel el guionista Mark Waid, pretende poner en orden las muchas décadas de creación y personajes de Marvel Comics. Y lo sorprendente de todo es que lo está logrando, y además muy bien. Es sin duda alguna una tarea de encaje de bolillos, y quién mejor que uno de los guionistas más reputados de las últimas décadas gracias a su trabajo con personajes como Capitán América, Flash, Batman o la prestigiosa miniserie Marvels.

A su lado está Javier Rodríguez cómo ilustrador y colorista (con tintas de Álvaro López), creando páginas que son una auténtica obra de ingeniería. Viñetas y láminas que rinden homenaje a los personajes de la editorial, a sus grandes y pequeños momentos, no falta nada y el motivo es que la labor de esta colección es claramente enciclopédica.

Poco más se puede decir al respecto y es que el nivel mantenido por todo el equipo es el mismo ya mostrado en el primer número, algo que sin duda alguna seguirá siendo así durante toda la serie. En este segundo volumen de la misma se narran los acontecimientos que van (de forma general) desde el nacimiento de Namor hasta el momento en el que Reed Richards, Ben Grimm, y los hermanos Susan y Johnny Storm se montan en un cohete que los cambiará para siempre. A ellos, a todo su mundo y (esto es así) a toda la realidad.

Hay que citar que cada una de estas entregas viene con varias páginas de anotaciones, en las que se aclara y se expande la historia que están compartiendo Franklin Richards y Galactus (ver primer número). También se sitúa en su contexto original cada uno de los acontecimientos mentados, con una viñeta representativa del mismo, lo que ayuda al lector a tener una visión amplia y total lo que es el universo de Marvel Comics.

Por ahora, en lo que se completa esta saga, lo único que se puede decir es gracias. Gracias a Marvel Comics por publicarla y por tantos años de buenas ideas, gracias a Mark Waid, Javier Rodríguez, y Álvaro López por su trabajo en este título y gracias a cada uno de los autores que les han precedido por haberlo hecho posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *