Cómic,  Comunicar,  Crítica

El regreso de Los Seis Siniestros, de Larsen y Michelinie

La vida de Spiderman ha tenido muchos grandes momentos, enfrentamientos con villanos más grandes que la vida, pérdidas personales y situaciones de gran cambio. Pero pocos hechos han perdurado tanto como la aparición de Los Seis Siniestros.

Un grupo de enemigos que entró en los años sesenta del siglo XX, usando a los más peligrosos de sus oponentes de entonces (Doctor Octopus, Buitre, Electro, Hombre de arena, Misterio y Kraven) para dar al héroe su pelea más peligrosa hasta entonces. Uno a uno se fueron turnando para luchar con él, en una trama que no dejaba un momento para respirar y en la que Steve Ditko dio una página completa para cada uno de estos malvados. Láminas que han pasado a la historia, al igual que toda la aventura.

El tiempo pasó y las cosas siguieron marchando, siempre con el caos y los problemas que rodean a la vida de Peter Parker. Y entonces, en 1990 el guionista David Michelinie y el dibujante Erik Larsen sorprendieron a todos haciendo que el equipo volviera a reunirse, luciendo todavía más potentes y peligrosos que la primera vez.

Con algunos cambios, claro está. Por un lado un Hombre de arena que en realidad ya no es malvado y que intenta enderezar su vida, y por el otro con la inclusión de El Duende en sustitución de Kraven, ya que por entonces el personaje estaba muerte y bien enterrado. A partir de ahí, y emulando a Jan, ¡estalla la historieta!

En un total y cálido homenaje a la original, Los Seis Siniestros aparecen para poner patas arriba el universo de Spiderman. Tienen un plan mucho más terrible que la primera vez, y de nuevo con unas preciosas e increíbles viñetas a toda página para cada uno de ellos en los que Erik Larsen demuestra unas capacidades increíbles en lo que a la ilustración se refiere.

Claro está que hablamos de un creador que nunca defrauda, y en este mismo tomo pone sus lápices al servicio no solo de Peter Parker y Mary Jane (más modelo que nunca), también de la tierna tía May o del inquietante Veneno, pasando por Tarántula, el Castigador o Marta Plateada. Un auténtico quién es quién del mundo arácnido de su época, que si bien fue turbulenta todavía no lo eran tanto como lo que estaba por venir (La saga del clon, por supuesto).

Por su parte David Michelinie es un nombre largamente asociado con el cómic, habiendo trabajado en personajes tan diversos como Aquaman y Superman, o Urin Man, Hulk y Daredevil para Marvel Comics. Siempre un buen conocedor de los peones con los que juega, da algunas de las mejores historias del arácnido de este momento, entre las que destaca sin duda El regreso de Los Seis Siniestros.

Pero este tomo de Panini Ediciones trae bastante más, ya que como se ha mentado la historia contenida en el volumen es mucho más amplia. Se incluye la colaboración del guionista con el dibujante Gil Kane en La aventura diminuta de Spidey, una trama en la que Spiderman lucha junto al Hombre Hormiga llegando a aparecer en el Microverso; además de materiales de otros autores entre los que hay que citar La bomba de la misericordia e Hijo de las estrellas por el simple hecho de estar ilustradas por el legendario (y ya mentado) Steve Ditko.

Claro está que este punto final tiene dos caras. Una es que con más de setecientas a algo menos de cincuenta euros es una buena compra llena de horas de lectura, que se completan con extras de diferente tipo incluyendo páginas a lápiz de Erik Larsen. La otra cara es que realmente si solo interesa la vuelta del equipo de villanos, esta en realidad solo ocupa algo más de una séptima parte del total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *