Cómic,  Comunicar,  Crítica

El arte de Javier Rodríguez brilla en Los Defensores

Marvel Comics tiene un gran número de grupos de superhéroes, todos ellos con una alineación bastante cambiante aunque con unas bases fuertes. Los Vengadores suelen tener muchos miembros que van y vienen, pero si pensamos en quiénes son los auténticos Vengadores es muy probable que nombres como Capitán América, Avispa o Iron Man nos vengan a la mente; este ejercicio puede hacerse también con los X-men y seguramente pensemos en Lobezno, Cíclope y Charles Xavier, y así con todos y cada uno de los grupos que llenan las páginas y las viñetas.

Pero si uno destaca por encima de otros con su movimiento de miembros es los Defensores, el denominado no grupo por excelencia, y que más allá se contar con el Doctor Extraño como eje principal, todo lo demás es cambiante. Con todo, es cierto que los miembros más clásicos serían Namor, Hulk y Estela Plateada, algo que Al Ewing tiene claro ya que en su nueva formación de este grupo trae de vuelta al antiguo heraldo de Galactus y en cierta forma al coloso esmeralda con la incorporación de la Arpía (Betty Banner, transformada por la radiación).

No puedo deciros demasiado al respecto de la historia, ya que tan solo he leído el primer número de un total de cinco, aunque ya se ve que estas páginas serán tan solo la antesala de una aventura extraordinaria. Al Ewing deja marcadas unas pautas y diversas ideas que prometen un viaje divertido y mágico, no puede ser de otra forma cuando el Doctor Extraño está por medio.

Lo que sí puedo deciros es que el dibujo de Javier Rodríguez es pura poesía visual, no hay otra forma de definir su arte. Ya sorprendió por las preciosas láminas e inteligentes composiciones de la mini serie Historia del Universo Marvel, con algunas páginas que deberían estar enmarcadas en un museo, aquí repite la hazaña logrando crear uno de los cómics visualmente más interesantes en mucho tiempo.

Su trabajo bebe de autores clásicos, algo muy evidente en su retrato de los personajes y en sus cuidados trazos, pero también en saber arriesgarse y experimentar cuando es necesario. Precisamente lo mismo que hacía el gran Jack Kirby, y no hay autor de Marvel más clásico que él.

Que nadie me entienda mal, no comparo a Jack Kirby y a Javier Rodríguez (mi amor casi fanático por el Rey me lo impide), pero sí considero que estamos antes uno de los mayores talentos de la actualidad, ante un autor que seguirá creciendo y llegará a cotas que ahora mismo ni siquiera llegamos a pensar. Es más, podría decir que su arte dará mucho qué hablar en el futuro, pero lo cierto es que ya lo hace, y todo son alabanzas y aplausos.

Podéis creerme o no, eso ya entra dentro del ámbito de cada uno, pero lo mejor es que os acerquéis al número 1 de estos nuevos Defensores, empecéis a leer y disfrutéis del viaje. Cuidado, que viene lleno de curvas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *