Cine,  Crítica,  Invitado

El arte de John Alvin Una joya de estantería

El arte de John Alvin

por Sergi Páez

En 160 páginas – aun más bien láminas – a todo color, Andrea Alvin hace una recopilación deliciosa de las mejores obras de su marido, el artista John Alvin: icono del cine y autor de algunas de las composiciones, logos e imágenes más memorables de la industria cinematográfica durante tres décadas.

Desde los blockbusters de ciencia-ficción y aventura de los ’80, a las obras maestras de Walt Disney Pictures de los ’90, no son sólo los posters de filmes icónicos lo que nos presentan, sino también láminas, borradores inéditos, sketches exclusivos extraídos de libretas: apuntes del puño y letra de Alvin. Quizá sean estos recortes de libreta lo más fascinante de este libro.

Todo ello va acompañado de textos explicativos y referenciales, con aportes de Andrea y citas del mismo John. Estos apuntes nos ayudan a comprender el porqué de su obra, cómo trabajaba, qué pretendía hacer sentir, y cómo lo conseguía trabajando codo con codo con directores de la talla de Steven Spielberg y Ridley Scott.

Es este recopilatorio didáctico-cultural para los nostálgicos una vuelta al pasado en la que uno puede perderse de nuevo por todas esas imágenes que embellecían la idea de ver una película y se la hacía a uno imaginar antes de verla. Para los noveles, una lección de cine en todo su esplendor, y es que pocos han estado a la altura de diseñar imágenes tan icónicas como en E.T.: El extraterrestre o Parque Jurásico.

Quizá se echan en falta láminas de trabajos menos prestigiosos pero igual de representativos, como sus carteles de reediciones cinematográficas o las láminas y trabajos relacionados con la trilogía de los Anillos de Peter Jackson. Ante todo recordar que este es un libro centrado en la fuerza y arte de la composición y creación de carteles de cine y su proceso creativo.

El arte… es un tomo de referencia e inspiración cinematográfica. Un recordatorio constante del sentimiento de magia y de las vastas dimensiones imaginativas que debe abarcar el cine y, sobre todo, su póster: la puerta a otro mundo.

Para todos los amantes del cine y su arte en todos los sentidos, El arte de John Alvin es saber, y belleza y, me atrevería a decir horas de entretenimiento – que es lo que uno puede pasar leyendo y, sobre todo, observando con detalle su obra sin dejar de maravillarse ni un solo instante.

Una joya de estantería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *