Comunicar,  Marketing,  Pensamientos,  Tira tintas

Si pagas, no es una editorial

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace un par de días me hicieron una entrevista por mi tercer libro, y cuando terminamos me preguntaron si yo había pagado a mi editorial para lograr tener la publicación en las calles (cuando llegue).

No, la respuesta es no.

Lo que sí, es que no era la primera vez que alguien me lo preguntaba.

Y aunque parezca que no, esto empieza a ser un problema, ya que si tú pagas para que te editen te estás auto editando, no es otra cosa. Y la editorial, que realmente no lo es, que pretenda lo contrario lo que está haciendo es engañarte.

Conozco varias personas que ha pagado por tener su obra en la mano, y es algo que personalmente considero que requiere mucha valentía. Ya que tras recibir la caja con tus ejemplares queda por delante todo el trabajo de moverla, distribuirla, promocionarla… en fin, de venderla, que es algo que nunca resulta sencillo y menos cuando eres un autor que está empezando.

Ahora, yo me hago pregunta, ¿cómo puede alguien decir que es una editorial si no hace ninguna de las cosas antes indicadas? Es más, ¿cómo puede alguien decir que es una editorial si no hace ninguna de las cosas antes indicadas, y además te han cobrado un dinero?

Con mucho morro, dicho así en claro.

Escritos

Hay honrosas excepciones, claro. Editoriales que se han especializado en la auto edición (claro, que acabo de escribirlo y ya me suena algo absurdo), y que dan unas condiciones, formatos y propuestas realmente interesantes. No lo digo por decir, más desde la experiencia de alguien que pretende sacar una obra por su cuenta y ha estado mirando multitud de opciones.

Pero son pocas, muy pocas, la verdad.

Entonces llegamos a momentos realmente abstractos como el siguiente: hace poco un conocido que ha terminado ya su nueva novela, la cuarta si no me confundo, me dijo que realmente no sabía cuándo iba a lanzarse ya que estaba en manos de su editora, y con la anterior estuvo casi dos años hasta que realmente pudo verla por primera vez.

Aquí fallan dos cosas de base.

La primera ¿¿?¿??dos años?¿¿?¿?¿ ¿Cómo? Lógicamente hay obras que se retrasan, Los sesenta no pasan de moda tuvo un terrible año de parón editorial, pero dos años sin que realmente supiera si iba o no a publicarse, es directamente algo que te deja sin palabras.

La segunda, que se relaciona con la primera, ¿dos años? ¡Pero si tú estás pagando para que se publique! Bien, y tampoco es cierto, ya que realmente estaba pagando para que se imprimiera y le dieran una caja de ejemplares, quedando después en sus manos el qué hacer con ellos, cómo moverlos y buscarse las castañas para poder promocionarlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esto tras haberlo leído para revisar suena totalmente a timo, sucede mucho. Que nadie se confunda, la auto edición es una opción muy viable y que puede funcionar sin problemas, como es el caso del dibujante Jordi Bayarri, pero entonces hay que entender que no tenemos una editorial real y que solo es un sitio al que recurrimos para imprimir nuestra obra.

Y si es así, ¿no sería mejor acudir directamente a un impresor?

Solo os digo esto, informaos, buscad por Internet, hablad con autores y con editoriales, pedid presupuestos a imprentas, haced un plan de marketing y de posibles eventos para vender. Y entonces, solo entonces, dad (o no) el paso que consideréis mas adecuado.

Pero que no os engañen.

4 Comentarios

  • hitobitostudio

    Muy buen post.

    Realmente es una conclusión a la que hemos llegado muchos. Me parece vergonzoso que queramos entregar nuestro dinero, y aún más caro, nuestras ilusiones, a una gente que no está discpuesta a comprometerse en serio con nosotros, pero ¿Cómo culparles? Al final ellos no tienen ninguna responsabilidad. Si tu libro no se vende, tú piensas que es porque es malo, que lo has intentado, que has puesto todo de tu parte… pero no es así. Lo que sí es, es que las editoriales no llevan los libros a las librerías, sino que estas los piden; que si no tienes/pagas un plan de publicidad, no tienes publicidad, ni firmas, ni nada, que no te busques tú; que tu libro, ese por el que te han cobrado para imprimir y para que te den tu cajita de libros, para la ¿Editorial? ha supuesto un coste mínimo y una apuesta aún menor… y el que no arriesga, no teme perder. Así, tú tienes tu libro, lo mueves o no, te lo curras o no y después pasan las cosas que pasan, pero como esperes que sea la editorial la que te ayude a ser John Grisham, vas jodido, porque en España se lee poco y se vende menos.

    Personalmente, que tengo varios libros escritos y no publicados, he decidido tomar dos opciones distintas.

    Para uno que escribí hace un tiempo, he empezado a publicarlo a través de mi web (aprovecho para el autobombo, sorry 😀 Se llama “Qué hacer cuando llega el fin del mundo”) y lo voy publicando en “fascículos” dos veces por semana. Si veo que suben los lectores, ya me plantearé auto-editarlo, etc.

    Para otro, que no me sale de los cojones que me paguen 1000 pavos (en el mejor de los casos) a cuenta de las 1000 copias, para publicarme un libro en negro sobre blanco, cuando lleva un trabajo mucho mucho más cuidado, he decidido ahorrar una parte de dinero y publicármelo yo solo. Iré a tiendas, lo venderé y lo que saque, pues para mí.

    El día, que una editorial quiera pagarme un precio justo (lo de 1€ por copia me parece de chiste) por hacer un trabajo decente, entonces lo hablamos. mientras tanto y aunque me cueste más tiempo, me muevo yo sólo 🙂

    Gracias por el post, de verdad, ya era hora de que esto se empezara a decir… porque parecemos gili#&%$

  • hitobitostudio

    Doc, es una pena… pero nos vemos así, como en tantos casos, porque lo hemos permitido; vamos, porque nuestra ilusión de publicar y de poder sacar nuestras ideas adelante han podido más que nuestro sentido común de entender que esto es un negocio y que lo que necesitamos hacer es vender nuestro trabajo 🙂

    • Doc Pastor

      Lo uno no quita a la otro, ¿no?

      Esto es un trabajo, y eso va por delante, al igual que es una pasión y nadie puede negarlo. Pero eso no significa que tengamos que dejarnos engañar, creo yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *