En 1997 llegaba a los cines Men in Black (Hombres de negro), película que adaptaba los cómics de igual nombre creados por Lowell Cunningham y dibujados por Sandy Carruthers; pero si bien su propuesta era más oscura y temible, los personajes que aparecieron para conquistar la gran pantalla eran muy distintos, con el humor y la aventura por bandera.

A la cabeza del proyecto estaba Barry Sonnenfeld, director bien conocido por su trabajo en La familia Addams y su secuela La familia Addams: La tradición continúa, con el protagonismo de Tommy Lee Jones y Will Smith como los agentes K y J (Kay y Jay). Dos nombres que salían directamente de las viñetas, así como parte de la historia, pero que rápidamente emprendieron su propio camino.

Fue un éxito de taquilla, hubo una serie de animación, merchandising, más cómics y por supuesto llegó una secuela titulada sencillamente Hombres de negro II, y se cerró la saga con Men in Black 3, en la que el papel de K se repartía entre Tommy Lee Jones y Josh Brolin como su encarnación más joven (los viajes en el tiempo siempre lo lían todo).

Esta última parte se estrenó en 2012 y desde ese momento siempre ha habido rumores de una nueva película, incluso una propuesta de un cruce con Infiltrados en la universidad (secuela cinematográfica de la serie Nuevos policías) que al menos por el momento no llegará a nada. Lo que sí ha terminado cristalizando ha sido una nueva entrega de la aventura de la agencia secreta, aunque ha sido algo diferente a lo anterior.

Ahora estamos ante Men in Black: International con F. Gary Gray como director, nombre que quizá os suene de Fast & Furious 8 o Be Cool. Esta última es de hecho una secuela de Cómo conquistar Hollywood que dirigió Barry Sonnenfeld, con lo que en cierto modo que Gray se ponga a los mandos de la nueva de Men in Black es un círculo que se cierra.

Como protagonistas están Tessa Thompson y Chris Hemsworth como los agentes M y H, respectivamente. Dos actores que están totalmente en alza en el Hollywood actual y que ya demostraron su buena química en Thor: Ragnarok, y con la casualidad de que Hemsworth también estuvo presente en 2016 en Cazafantasmas demostrando una gran capacidad para la comedia.

Junto a ellos está el siempre estupendo Liam Neesom y la también maravillosa Emma Thompson. Esta última recupera el personaje que ya interpretó en Men in Black 3, sirviendo así de nexo de unión entre una saga y la nueva para dejar claro que todo sigue siendo el mismo universo y, en esencia, solo una parte más de una historia que puede seguir creciendo.

El filme cumple con lo que se espera, siempre que no se espere un nuevo Men in Black (Hombres de negro) y se vaya simplemente a disfrutar, a pasarlo bien y a reírse. Dicho esto hay que reconocer que si bien no está a la altura de la película inicial, sí mantiene muy bien el tipo frente a sus secuelas y logra ponerse al mismo nivel que estas, no intentando competir con ellas y buscando su propio camino.

¿Qué se puede esperar? Lo que ya deja claro el trailer y lo que todos los actuales blockbusters traen de serie, es decir que visualmente es estupenda, tienen una gran carga de acción, mucho humor, escenas vibrantes y finalmente el salir de la sala a esperar el siguiente gran estreno.

En 1997 la mezcla de Barry Sonnenfeld con Tommy Lee Jones, Will Smith, el cómic de Lowell Cunningham y el guión de Ed Solomon lograron dar el pistoletazo de salida a una exitosa saga que triunfó en todo el mundo; ahora está por ver si esta nueva entrega da nuevas alas a la franquicia o se queda como un divertido producto que no tendrá continuidad.

[sgmb id=”1″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website