El equipo de la serie El regreso de los Cazafantasmas

El equipo de la serie El regreso de los Cazafantasmas

Una nueva generación y más figuras de acción.

Los Cazafantasmas han tenido muchas vidas y si bien un gran número de personas recuerdan su serie de animación puede que no tanto la continuación de la misma acaecida poco más de un lustro después. Bajo el título El regreso de los Cazafantasmas llegó a las pantallas a mediados de los años 90 con Egon y Janine de nexo con la anterior producción y un nuevo equipo dispuesto a luchar contra lo sobrenatural. Y sí, con su propia línea de figuras de acción para recrear sus aventuras en casa.

Cazafantasmas, Godzilla y Las Supernenas

La responsable de lanzar sus juguetes fue Trendmasters. Misma juguetera que en su corto tiempo de vida, entre 1989 y 2002, comercializó productos de Godzilla, Independence Day, Mars Attacks!, Perdidos en el espacio o Las Supernenas, entre otras franquicias. En cierta medida se siguieron los patrones marcados años antes por Kenner para los muñecos de Los auténticos Cazafantasmas pero algo actualizados, aunque el breve tiempo de emisión (una sola temporada) no permitió que se pudiera experimentar y crecer al nivel que esta había tenido.

Con todo quedó algo bastante resultón con figuras más que dignas de varios de los protagonistas en un par de versiones, bien detalladas y con algunas articulaciones más que las originales. Por supuesto hubo otros tantos fantasmas con Moquete entre ellos, un par de accesorios a tamaño niño para ser parte de la acción y el siempre presente Ecto-1.

Dos incomprensibles ausencias

Volviendo la vista atrás llama la atención que no se hiciera en esta ocasión ninguna figura de Janine dado que junto con Egon era la única miembro recurrente de la franquicia original, algo que por desgracia era común en la época. Más de una juguetera mantenía la teoría de que este tipo de productos eran solo para niños, y no para niñas, y que ninguno quería jugar con personajes femeninos por lo que los mismos eran bastante escasos. En ocasiones dando lugar a situaciones absurdas como la colección de Terminator 2: El juicio final en la que había varias versiones del T-800 y del T-1000, también un John Connor pero ninguna Sarah Connor, lo que hacía que cojeara por todas partes.

Y si bien El regreso de los Cazafantasmas se mostró adelantada a su propia época en temas de inclusión con Garret Miller, un miembro del equipo que iba en silla de ruedas, tampoco llegó a tener su versión en plástico articulado. Aunque hay que matizar que de este último sí llegó a diseñarse y hacerse un muñeco pero el mismo nunca llegó a las tiendas, algo que sorprende dado que sus compañeros tuvieron todos dos o tres versiones diferentes.

Únete a nuestro canal de WhatsApp (totalmente anónimo, nadie verá tu nombre o tu número) y no te pierdas ningún contenido. ¡Súmate pinchando aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *