Hace unos pocos meses se celebró una nueva edición del Salón del Manga de Barcelona, una cita que a pesar de lo repetitivo de la misma (uno tiene la sensación de estar en un perpetuo día de la marmota) siempre sale victoriosa en lo que se refiere a afluencia de público y entradas vendidas.

Allí la presencia de tiendas y editoriales es fuerte, y si hace poco hablamos con Nacho Fernández por su próximo trabajo junto a LetraBlanka, hoy hablamos con el fundador de este grupo.

Texto y fotografías de Doc Pastor. Úsalas libremente, sin fines comerciales y citando de forma clara la autoría.

¿Por qué LetraBlanka regresó a Ficomic?

Le pregunta mejor sería por qué LetraBlanka dejó de ir a los salones de Ficomic.

¿Por qué LetraBlanka dejó de ir a los salones de Ficomic?

Nuestro último Salón fue en 2014 y vimos que no nos salía rentable, que estábamos en un momento en el que nos salía más rentable ir a eventos más pequeños aunque estuvieran más lejos. En todo caso, no nos parecía adecuado el precio que pagábamos por los stands y tiempo después una cosa ha ido llevando a la otra. Aparte de que Ficomic se ha abierto a alguna propuesta que le hemos hecho y ahora nos parece un poco más justo el precio que pagamos. Cuando nos fuimos digamos que fue nuestra manera pacífica de protestar.

Como editor y también autor, ¿no crees que ha llegado un punto en el que los eventos de Ficomic se han estancado?

Podría ser, pero cuando un evento crece tanto, ¿cómo lo haces crecer todavía más? Realmente en este Salón yo no estoy echando nada de menos ahora mismo. También es verdad que tampoco he visto muchos eventos de otros países como para decir qué puede faltar y qué no. En todo caso, me parece que el evento de Ficomic es lo que nuestro mercado da de sí.

LetraBlanka empezó poco a poco, muy pequeñita, y ahora va siendo una editorial más conocida, que tiene varios títulos que tiran como Radiant. Ahora mismo, ¿qué es lo más relevante que tenéis?

Lo más relevante, Radiant, como has mencionado. Es la serie que más se está dando a conocer, la que más mueve a la gente. El primer y segundo número están agotados en las librerías en estos momentos. La otra relevante es City Hall por lo longeva que es, porque es nuestra primera licencia y nuestra serie más larga. El tomo 7 saldrá en marzo. En todo caso, todos nuestros títulos son importantes, para darte una respuesta deportiva, y lo que estamos mirando ahora es, además de las licencias que estamos trayendo, procuramos generar cada vez más títulos, más material propio.

De hecho, parte de esto ha sido que habéis empezado una línea de cómic alejándoos de la parte de manga. ¿Por qué habéis dado ese salto? Con tres títulos ahora mismo.

La línea de cómic más que iniciarla la hemos recuperado. LetraBlanka empezó haciendo cómic con un proyecto de autoedición, después fueron llegando otros autores. En 2014 empezamos a publicar licencias y la editorial se estaba empezando a dar a conocer muchísimo como editorial de licencias.

Mi apuesta personal siempre ha sido la de publicar historias y a ayudar a autores a crearlas. Y estaba perdiendo esa fama que se había ganado LetraBlanka los años anteriores de editorial que publicaba autores españoles. Así que las tres obras que publicamos en 2016, Pajas mentales, Working for canis y Superbarna, fue ese minigolpe en la mesa que dijo «no nos hemos olvidado, seguimos queriendo hacer esto». De hecho ahora mismo tenemos siete obras en producción.

Hilando con lo que has comentado de publicar autores españoles, una de las obras que tenéis en producción, que se ha presentado en el Salón, es la nueva obra de Nacho Fernández, autor de Dragon Fall y Valken, que hacía unos tres años que no publicaba nada nuevo.

Puede ser que un par o tres. Trabajar con Nacho me hace mucha ilusión, yo como tantos otros era de los que leía sus cómics de pequeño, su Dragon Fall y demás. Lógicamente ahora me toca revisar si la narrativa está bien, si las páginas convencen, si veo algo extraño, pero reconozco que cuando veo las páginas todavía hay una parte de mí que sigue siendo ese fan que dice «¡Dios mío, estoy publicando a Nacho!».

En todo caso, nos presentó varios proyectos y el de Krysalis nos encantó porque iba dirigido a chavales, que es algo que nos preguntan mucho en los stands.

En cuanto a eso, es curioso que, también lo has comentado en la presentación, el cómic durante años se le ha tildado de ser infantil y «nos hemos pasado de frenada» y ahora cuesta encontrar cómic infantil. ¿Por qué habéis decidido desde LetraBlanka apostar también a este público? Porque Nacho Fernández se suele dirigir a público joven-adulto y ahora se va a lanzar a algo totalmente diferente ahora en una industria que no está realmente apostando por los géneros infantiles.

Más que hacer algo totalmente diferente a lo que ha hecho hasta ahora creo que Nacho está haciendo las historias que se le dan bien pero ajustándolas a su público habitual.

Sobre lo de «pasarnos de frenada» es una frase que le copié a Jordi Bayarri, otro autor que también está preocupado por este tema. Su Colección Científicos está encantando a los chavales. Hemos querido buscar tanto que los cómics no fueran para niños que ahora nos hemos pasado. Hay mucha gente que pasa por los stands y nos pregunta si tenemos algo para peques y lo más juvenil que tenemos es Radiant, que lo puede leer un niño de 9-10 años, y queríamos incentivar eso, que los lectores chiquititos también puedan empezar a leer y se aficionen para que vayan pasando de una etapa a otra.

Gracias por tu tiempo, Toni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website