Uncategorized

El humor ha sido siempre una herramienta para que la gente crezca – Ralf König

Imagen que tomé al autor durante el Salón del Cómic 2013
Imagen que tomé al autor durante el Salón del Cómic 2013

Tras tantas décadas sus obras siguen siendo muy esperadas, ¿qué sensación le causa?

Me alegra mucho la confianza de los lectores. Además, en el último Salón del Cómic de Barcelona me sentí emocionado; siempre con buena sensación y los fans eran muy amistosos. Y muchísimos hombres guapos, también mujeres, claro.

Por desgracia no sé hablar español, y mi inglés no es tan bueno como para una buena conversación aunque sí da para unas risas simpáticas.

¿Y no nota las fuerzas flaquear?

No, siempre me ha resultado agradable dibujar mis cómics. Aunque las ideas a veces no salen, al menos en esto. Aunque sí hay veces que siento que estoy en la crisis de la mediana edad. En cierta forma podemos decir que me encuentro entre los mayores, aunque no de los ancianos.

El paso del tiempo le ha convertido en todo un icono ¿se daría algún consejo a sí mismo si empezara ahora?

No, durante más de veinte años no he sido demasiado inteligente. Con eso basta, y está bien así.

Hoy no es extraño encontrar cómics o libros sobre la homosexualidad, usted fue un pionero ¿cómo se siente al saber que su trabajo es referencia para el mundo del cómic?

No creo haber sido un pionero, tampoco me comparo con nadie. Siempre tengo el siguiente cómic a la vista, y simplemente continúo trabajando. Me alegra poder vivir de dibujar desde hace treinta años.

También me alegra que desde los años setenta se han dado muchos pasos hacia delante en el tema de la homosexualidad, me siento orgulloso de haber contribuido en parte a ello.

Pasemos a su nueva obra, ¿porqué contar esta historia?

Yo vivo en Colonia, Santa Úrsula es la patrona católica de la ciudad y normalmente no acudo a ella. Pero me pareció que la leyenda de las Once mil vírgenes, con el ángel y el Papa era muy adecuada para un cómic, ese es el motivo.

Encuentro que las historias de mártires católicos son muy brutales, tanto que con frecuencia además son muy absurdas y en consecuencia también resultan cómicas.

¿Se planteó otras leyendas o estaba decidido con esta?

En casa tengo un libro sobre santos que me ofrecía muchas posibilidades. También se me pasaron por la cabeza historias de otros mártires, incluso podría haber hecho más interpretaciones pero en este momento no tengo más ganas de tema religioso.

He escrito todo desde un prototipo, es una referencia, el resto del hecho no es tan importante. Afortunadamente creo que mi historia es coherente.

Tras su humor se esconde siempre una gran reflexión, ¿es posible concienciar a través de la comedia?

El humor ha sido siempre una herramienta para que la gente crezca. Por eso los poderes y las religiones han tenido tantos problemas con las caricaturas y las sátiras.

¿Y no ha pensado en tratar sus temas desde una perspectiva más seria?

Siempre he querido escribir una historia corta, y desde ahí hacer mi primera novela. Sin ilustraciones. Sería algo alejado de mi trabajo habitual, lo cierto es que con los cómics me siento mucho más seguro.

Los años pasan pero no por obras como “El condón asesino” o “El hombre deseado”, ¿alguna vez pensó que crearía algo tan intemporal?

A ver, creo que mis últimos libros están por encima de lo esperado respecto de los anteriores, pero esto pasa siempre con los clásicos. Mick Jagger todavía sigue cantando “Honky Tonk Women” y cada vez es mejor.

Lo cierto es que en ese momento no sabía, ni me imaginaba, lo que estaba desarrollando con ese trabajo. Tenía una idea, la dibujé sin pensar demasiado. Es muy propio de la juventud. Era joven, naíf, divertido y estaba en un momento maravilloso.

Un conocido pidió que le hiciera esta pregunta, ¿porqué dibuja las narices tan grandes?

¡Bueno! Eso no me lo he inventado yo, es el lenguaje de los cómics. Astérix y Popeye también tienen esa nariz tan gorda. Creo que así los personajes resultan más simpáticos.

Sin esas narices muchas historias no habrían funcionado, no sé porqué. ¿”El Condón Asesino” sin narices? ¡Ni hablar!

Por último, ¿qué libro considera que ha sido el más relevante para usted y porqué?

Me gusta mucho “Super Paradise”, es en parte realidad y en parte fantasía. Están ambas partes en equilibrio. Me encanta la tragicomedia, es el humor más bonito.

A veces la vida es simplemente diversión.

Entrevista publicada originalmente en La Encuadre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *