Cine,  Comunicar

Los traductores no traducen títulos

La semana pasada hablábamos de las traducciones en las películas y del papel de los traductores en ellas. Esta semana lo retomaremos, nos adentraremos un elemento que surgió de pasada: la traducción de los títulos de las películas.

Antes de empezar, hay un hecho que matizar : los traductores no traducen títulos.

¿Cómo puede ser que para traducir algo tan importante no se cuente con un traductor? ¿Se puede operar sin contar con un cirujano? Solo las productoras tienen la respuesta.

El título de una obra, sea del género o soporte que sea, es la parte más importante de la misma.

¿Creéis que exagero?

Tratad de coger una película al azar, de la que no sepáis nada, y leed el título. ¿En qué pensáis? Seguramente en su posible argumento, en su género o sencillamente en qué puedes esperar de la película (el típico “es buena/mala” generalmente confundido con el “me va a gustar/no me va a gustar).

Y aun así, es conocido por todos que en España hay una moda que es “vamos a cambiar los títulos para que sean más divertidos y así captar a cuanta más gente posible”. Es decir, primar la cantidad de espectadores que vayan a ver la peli antes que gustar. Y que sea largo. ¿Y si no se puede hacer largo? Pues ponle un subtítulo.

¿Casos en los que esto ha sucedido? Muchos y conocidos.

  1. La saga “como puedas”: Aterriza como puedas, Agárralo como puedas – La serie original, Aterriza como puedas II, Agárralo como puedas, Agárralo como puedas 2 ½: el aroma del miedo, Agárralo como puedas 33 1/3: el insulto final, Espía como puedas, Acampa como puedas, Asegúrate como puedas, 2001: Despega como puedas, Esquía como puedas.

Sus títulos originales son los siguientes:
Airplane!, Police Squad!, Airplane II: The Sequel, The Naked Gun: From the Files of Police Squad, The Naked Gun 2 ½: The Smell of Fear, Naked Gun 33 1/3: The Final Insult, Spy Hard, Family Plan, Safety Patrol, 2001: A Space Travesty, Kevin of the North.

Y, como podéis comprobar, solo las películas que empiezan igual forman parte de la misma saga. Y entre sagas tampoco hay ninguna relación. Pero no importa, porque si en la película aparece Leslie Nielsen, aparezca mucho o poco, y además es comedia, hay que resaltarlo. Por esa razón las nombramos de la misma manera. Porque esa es la única relación que tienen: Leslie Nielsen. ¡Quién tuviera el reconocimiento tal para crear una eterna saga solo por su aparición!

2. Una rubia entre dos mundos (Cool World)

El título en castellano cuenta la excusa por la que sucede la trama. En inglés, muestra el lugar en el que ocurre.

3. La loca historia de las galaxias (Spaceballs)
La traducción en castellano, aparte de que no tiene nada que ver con el título original, igual que las anteriores, ya nos desvela que se trata de una parodia de La guerra de las galaxias (Star Wars), por si no te dabas cuenta al ver la película, y naturalmente comedia, por si la portada y la dirección de Mel Brooks no era bastante.

4. Tu madre se ha comido a mi perro (Braindead)
Pasamos de la muerte cerebral, y de la temática de zombies que envuelve a toda la película, a un detalle cómico de la misma. Además, con un título bien largo, que luego no se diga.

5. La semilla del diablo (Rosemary’s Baby)
Película en la que se muestra la llegada de una pareja a un nuevo edificio y se ven rodeados de hechos extraños. Cuando de repente ella se queda embarazada, se muestra el misterio que envuelve a este suceso y cuál ha podido ser su origen. Al espectador castellano no le suscita ninguna intriga, porque desde que se ha sentado a ver el largometraje ya sabe de dónde ha salido. El mismo título en castellano es un spoiler. En inglés solo hace referencia al bebé de Rosemary.

6. The Shawshank Redemption (Cadena perpetua)
Drama cuyo título original y traducido tienen enfoques distintos. Igual que sucedía con nuestros amigos peces payasos, Buscando a Nemo y su original Finding Nemo (“Encontrando a Nemo”), aquí nos encontramos que la titulación castellana se centra en el castigo mientras la original lo hace en la redención.

7. Soñando, soñando… triunfé patinando (Ice Princess)
¿Recordáis los títulos largos? Pues aquí tenéis un buen ejemplo. Pasamos de “La princesa del hielo” para convertirlo en el título que podéis ver. Si es una película ligera, de entretenimiento, hay que demostrarlo en el título. ¡Así no hace falta que leas reseñas ni la vayas a ver!

8. La jungla de cristal (Die Hard)
Un título que con la primera entrega tenía mucho sentido (la acción se desarrollaba en un edificio de ventanales enormes), pero que con las siguientes ha carecido totalmente de sentido. Quizá el problema estuvo en centrarse en el lugar de la acción en vez del hecho en sí, en vez de que el protagonista es un hueso duro de roer (la traducción literal sería “duro de pelar”).

9. Un canguro superduro (The Pacifier)
¿Sale Vin Diesel y hace de canguro? Pues ya está, Un canguro superduro. ¿Para qué más? ¿Será que “El chupete” no sería atractivo para el público castellano? Puestos a cambiar, ¿no sería mejor cambiarlo por algo parecido y que siguiera manteniendo la esencia de la película? La idea de un canguro mazado ya nos da entender que es una comedia de entretenimiento puro de la que no esperar nada, así que esa es la manera en la que titularemos la película.

10. A todo gas (The Fast and the Furious)
En este caso, contiene la esencia de qué sucede en las películas: hay vehículos y se va a toda máquina. Pero, ¿qué me decís de centrarnos más en los personajes que aparecen? “Los veloces y los furiosos” no termina de enganchar, pero buscar algo del estilo tan solo sería una sugerencia a tener en cuenta.

11. Beverly Hills Ninja, la salchicha peleona (Beverly Hills Ninja)
Más tío, más. Eso es lo que te viene a la mente que han tenido que pensar en la productora para decidir el título de esta película. Porque si con el cartel no tienes bastante información de que es una comedia, hay que remarcarlo en el título. ¡Porque si va de un ninja gordete que va dando tundas, “la salchicha peleona” le va que ni pintado!

12. Un desmadre de viaje (The Guilt Trip)
Suena a comedia, ¿no? Una road trip ligera y facilona. Y si además sabemos que los protagonistas son Seth Rogen y Barbra Streisand, no hacemos más que confirmar las sospechas. Si son dos actores de comedia, solo puede ser una película de comedia, ¿no?

Cuando ves la película, te das cuenta de que sí es una road trip, pero no es facilona, ni ligera ni comedia. Trata sobre una relación maternofilial muy común, no precisamente satisfactoria y llena de cumplimientos. Madre e hijo se embarcan, más por compromiso del segundo, en un viaje por carretera en el que saldrán los demonios de ambos retenidos durante mucho tiempo. Se verán cómo son realmente el uno y el otro, y por primera vez se escucharán.

¿Toques de humor? . ¿Comedia? No. La carga sentimental y la evolución de los personajes impide que lo sea.

¿Por qué Un desmadre de viaje, entonces?

El título describe grosso modo el viaje. Es cierto. Los hechos objetivos. O mejor dicho, la excusa de trasfondo que lleva a los personajes a hacer ese viaje emocional. ¿Por qué no hacer una traducción más literal del título original The Guilt Trip (El viaje de culpa)? Quizá la productora no confió que en España y con ese nombre nadie la fuera a ver.

13. Ahí os quedáis (This Is Where I Leave You)

Como en el caso anterior, si el protagonista o los actores son cómicos, hay que ponerle un título de comedia, no hay otra opción. No importa si el argumento es la superación de una muerte, o de las complicadas relaciones que tenemos entre parejas, familia… No importa que en el fondo sea un drama. ¿Quién quiere ver dramas? No, no, un título cómico para engañar al público, así seguro que va a verla. ¿Que no les gusta? No importa, la entrada ya la han pagado.

Lo mismo ocurre, en mi opinión con la película Lo mejor para ella (Black or White). Tuve la oportunidad de verla hace poco y al terminar desarrollé mi predicción: en España se va a estrellar. Quizá se salva un poco por aparecer Kevin Costner pero no va a tener la repercusión, ni de lejos, que en los países de habla inglesa.

¡Pero si es lo mismo! Son las mismas imágenes, el mismo guión… ¿Cuál es la diferencia? El título.

Lo mejor para ella suscita una película de Antena 3 de sábado por la tarde. Si la ves con ese título en mente, lo más probable es que te quedes con el argumento básico, la excusa: dos partes de una misma familia luchan por la custodia de una niña y cada uno cree que estar con ellos es lo mejor para ella.

No trata de eso. Trata de cómo es el mundo judicial de hoy en día y de los prejuicios. Trata de demostrar que no todo es tan sencillo como parece, que no todo es blanco o negro. De ahí el título original Black or White. Resulta que para darle más de un sentido, hay una parte de la familia que es blanca y otra que es negra.

Aunque no vaya de eso. Así, pues, ¿por qué no mantenerlo en castellano? ¿Para ser políticamente?

Hace un par de semanas hablábamos de la psicosis del spoiler y de la hipersensibilidad que se había generado a su alrededor, pero creo que desde hace más tiempo hay algo que se ha difundido más, la obsesión por ser políticamente correctos. Y con eso en mente, nos hemos olvidado de algo. Es cierto que hay palabras o términos que conllevan una carga negativa, seguramente ya desde su origen, pero también porque siempre que se las emplea es con un sentimiento negativo. El mismo uso reiterado ha hecho que ya lo lleven intrínseco. Pero hay que tener en cuenta que eso no ocurre con todo. Somos nosotros los que las cargamos. Una palabra, por sí sola, no es ni buena ni mala. Es la intención de quien la pronuncia. El sentimiento de quien la usa.

Si tu intención no es herir sino describir, ¿por qué llamar “negro” a alguien de “piel oscura” es ofensivo? ¿Por qué su uso debe estar restringido o prohibido?

El ser políticamente correctos no es un hecho de ahora. Ni el mago más famoso de los jóvenes pudo zafarse de ello. La sexta entrega del protagonista Harry Potter vio como de su original Harry Potter and the Half-Blood Prince se vio convertido en Harry Potter y el misterio del príncipe. ¿Tan terrible es el uso de la palabra “mestizo”?

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *