Cómic,  Invitado

Gargamel, el temible hechicero

Es conocido por todos que un héroe se mide, entre muchas cosas, en función de sus villanos. Hoy toca prestar atención a uno de los que lleva más tiempo entre nosotros pero nunca se le ha prestado suficiente atención. Un villano auténtico con todos los elementos que hacen de él un auténtico villano. Hoy toca hablar de GARGAMEL.

Primero, su atuendo: una túnica de color negro. Una túnica que cubre todo su cuerpo, y según he leído en muchos sitios (disculpad la falta de información en este aspecto, lo que me lleva a hacerme eco de lo que dicen los mentideros) se debe a que pertenecía a un grupo de monjes de los que se separó al tener curiosidad en probar una serie de prácticas mágicas diferentes. No me negaréis que no suena muy parecido al caso de Anakin Skywalker y Darth Vader y su paso de Jedi a Lord Sith.

En segundo lugar: Azrael, su fiel compañero y mascota. A lo largo de la historia, son muchos los villanos que han estado acompañados de un felino como compinche de sus fechorías. Sin ir más lejos, y en relación a quien os hace llegar este artículo, puedo citar a Ernst Stavro Blofeld, el archienemigo de James Bond (de quien el fabuloso Doc Pastor ha escrito un libro que no deberíais perderos) o dentro del terreno del dibujo, el malvado Dr. Gang o Dr. Garra de “El Inspector Gadget”. Si bien es cierto que Azrael también ha sido un compañero poco leal en algunos momentos, dejando en la estacada a Gargamel, e incluso intentando comérselo a veces (“El Falso Pitufo”)

Convendría destacar ahora sus herramientas de hechicero, donde podemos destacar una en particular: el Magicae Formulae. Este es el libro de hechizos, pócimas y conjuros que siempre consulta Gargamel a la hora de realizar muchos de sus malévolos planes (y de los que entraremos en detalle dentro de un momento), y en el que destacan hechizos como: la fórmula de la Piedra Filosofal (por la cual conoció a los pitufos), Formulae Pitufinae (que dio lugar a la creación de Pitufina), o Fórmula para convertirse en Pitufo (usada en “El Falso Pitufo”). Son muchas más las fórmulas que Gargamel ha usado, y seguro que son muchísimas más las que aún faltan por descubrir.

Va siendo hora de comentar: sus malvados planes, que son muchos y muy diferentes. Hay que reconocer que Gargamel ha tenido siempre una enorme inventiva desarrollando planes completamente extraordinarios, pero cuyo resultado nunca ha sido el que él hubiese querido. Podría hablar de todos los planes de los que tenemos constancia, pero voy a centrarme solamente en tres y a los que me referiré por el nombre de la historieta en la que aparecieron:

El Falso Pitufo: Gargamel decide vengarse de los pitufos (por burlarse de él en la primera aventura que se conocieron: “El Ladrón de Pitufos”) y prepara una fórmula que le convierte en pitufo pero, con un fallo: no tiene cola. Fabrica una de cera, y tras huir de Azrael (que casi se lo come al confundirlo con un auténtico pitufo) va de camino a la Aldea Pitufa, aprendiendo en el camino la valiosa lección de que no puede llegar a ella sino es guiado por un pitufo. Allí, tras estar a punto de ser atrapado varias veces y salvarse por los pelos, finalmente es descubierto por haber perdido la cola. Consigue escapar para preparar otra opción que le devuelve a su estado, pero manteniendo el tamaño de un pitufo, atrapándole los verdaderos y sacándole de la aldea para que no vuelva más.

Trampas para los Pitufos: Historia donde Gargamel despliega todo un arsenal creativo para atrapar a todos y cada uno de los pitufos en función de lo que les caracteriza (una tarta para Pitufo Goloso, una caja sorpresa para Pitufo Bromista, etc.) y tras atraparlos a todos, salvo a Papa Pitufo que consigue escapar, al final es derrotado con sus propias armas, siendo encerrado en un baúl hasta el cual Papa Pitufo le había conducido sembrando en el suelo un camino de monedas de oro.

La Pitufita: Dejo para el final uno de los planes más rebuscados, y que ocupó un número entero en la colección. Gargamel, buscando un plan para acabar con los Pitufos y llega a una de sus mejores ideas: crear y mandar una pitufita a la aldea. Al principio, esta difiere mucho de la pitufita que todos conocemos, ya que esta es morena y desaliñada. Pero, eso sí, llegó cumpliendo el plan de Gargamel a la perfección, volviendo locos a todos los pitufos de la aldea con sus caprichos y antojos. En un momento dado, los pitufos, cansados ya de Pitufita le gastan una broma haciéndola creer que esta fea y con una horrible figura. Esto lleva a Papá Pitufo a intervenir ayudando a la Pitufita a conseguir el aspecto con la que la tenemos presente hoy día. Esto hace que los Pitufos se queden prendados de ella, lo que vuelve a crear el caos en la aldea. (Con vuestro permiso, me niego a entrar más en detalle en el contenido de esta historieta, ya que Peyo exhibe un tratamiento de la mujer totalmente machista y dejándola en muy mal lugar, algo que me parece totalmente excesivo y gratuito.)

El caos llega hasta un punto en que, incluso, la presa se rompe y la aldea queda inundada, llegándose a dar un juicio sobre si Pitufita es culpable o no de todos los problemas, (la primera referencia que se me ocurre son los juicios por brujería de Salem) declarando a la Pitufita inocente. Tras una nueva discusión, Pitufita dice que volverá con Gargamel, descubriendo así los pitufos quien está detrás de todo y devolviéndole la jugada creando y enviando a una mujer salvaje a su hogar. Pitufita, entre tanto, abandona la aldea pensando que es la causante del caos, aunque todos sabemos que finalmente volverá y será aceptada por todos. (Si queréis una actualización de este mismo plan dentro del genero superheroico, tenéis a Visión, creación de Ultrón para acabar con los Vengadores, de los que al final se convirtió en uno de sus miembros más importantes.)

Con estos detalles y ejemplos, me gustaría romper una lanza en favor de Gargamel. Un villano con carisma, con inteligencia (un Da Vinci dentro de los hechiceros), y que pasa desapercibido por eso de ser “un malo de dibujo”. A todos nos encantan los villanos, y Gargamel está preparado desde hace tiempo para recibir su título, demostrando en cada viñeta e historieta que el también puede ser uno de los grandes genios del mal. ¿Empezamos a apoyar su campaña ya?

Artículo de Paco Silva.

[sgmb id=”1″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *