• La llamaban Warcelona

    No hay reflexión final, no hay un cierre a todas estas letras. La historia sigue y la vida también, la mía lejos de Barcelona.