Doctienda

Lo que nadie te cuenta de una tienda

Cuando vas a una tienda, visitas una online, o paseas por un evento (feria…), te dejas embriagar por lo que ves. Disfrutas de la exposición, los materiales y navegas por los pasillos y estanterías llenos de color.

PostalesII

La emoción es tal, que decides montar la tuya propia. Voy a hacer tazas, voy a vender postales, tendré… Total, solo hay que diseñarlos y mandar que los hagan. O hacerlos yo mismo. Es muy sencillo, solo hay que…

Craso error.

Que una tarea sea sencilla no significa que no vaya a tomar tiempo. Además, es (más o menos) rápido hacer 1 existencia de un producto, pero para vender necesitas algunas más que 1.

Postales

Aunque no hay que olvidar que una tienda es mucho más. Bueno, si lo olvidas, tranquilo, te acordarás cuando te veas inmerso en ella. Una tienda va desde la página web, hasta las redes. Tienes que tener un producto, pero también tienes que mostrarlo y hacerlo accesible.

Debes tener en cuenta todo el material que vayas a usar en todo el proceso (no te quedes en el qué hacer y cómo, sino asegúrate de tenerlo en casa). También hay crear los precios (hay que marcarlos de alguna manera), pensar en promociones, cómo llevarlos a los sitios (por ahora no se (tele)transportan a voluntad) y, también importante, cómo van a volver.

Tener una tienda tiene su glamour. A veces. En otras, las más, te encuentras en situaciones, que nadie te comentó, quizá porque a ellos tampoco nunca nadie les avisó, como estar rodeado de toda la materia prima sin saber cómo empezar o enloqueciendo haciendo exactamente la misma tarea una y otra vez.

DoctiendaFundasDW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *