Instantáneas,  Portada

Improvisando una sesión de moda

Tuve la suerte de contar con la preciosa Marta Berengué para esta sesión.
Tuve la suerte de contar con la preciosa Marta Berengué para esta sesión.

Hacer fotografías es algo realmente maravilloso y en ocasiones es casi magia. Quizá muchos nunca hayáis podido trabajar en un laboratorio, revelando y positivando, pero ver un papel blanco que poco a poco se va tornando en tonos y que salga una imagen. En fin, increíble.

Pero aunque esto no sea posible dentro de vuestro día a día, sí lo será coger vuestra cámara, salir a las calles, al parque, el sitio al que queráis ir, y apretar ese botón con el que capturar el momento. Podéis ir a cubrir una manifestación, hacer tomas en un festival de cine o improvisar una sesión de moda.

Bien, si he de ser sincero el término “improvisar” no sería del todo exacto. No al menos en mi caso, ya que tenía cosas pensadas y rondando por la cabeza, pero en esencia sí es cierto ya que en gran medida fue el propio devenir de las cosas el que marcó todo (y disfrutando en Toledo, Getafe y Madrid. Una sesión que se extendió por tres localidades y otros tantos días, pero así fue surgiendo la cosa).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Al fondo, el Alcázar de Toledo.

Vamos al tema, con cuatro sencillos consejos:

1) No puedes lanzarte a la locura, esta misma expresión la usé en el artículo de cómo ser visible mediáticamente, y siempre conviene que antes de nada te pares y pienses. Sí, vas a improvisar y a dejar que la frescura del momento inunde tu obra, pero eso no quiere decir que pierdas el sentido común. Ten claro qué buscas, cómo quieres que sean las imágenes, y por encima de todo qué tipo de fotografías pegan con la modelo (en mi caso, en el tuyo igual es un modelo) que participa contigo en esta pequeña aventura.

2) Aprovecha las luces y las sombras. Piensa que lo más cómodo es que vayas solo con tu cámara, sin luces ni otro material (aunque nunca va mal que tengas un flash a mano, e incluso unos folios que poder usar de reflector). Las ciudades están llenas de sitios fantásticos, de pronto giras una esquina y entra un rayo que puede iluminar el rostro de tu modelo, o da un ambiente casi de ensoñación a la calle en la que estás. Y por supuesto, no dejes de lado la oscuridad, que a fin de cuentas es otra luz.

3) Lleva varias prendas de ropa y complementos. Claro, es que estamos hablando de una sesión de moda, con lo que es imprescindible que puedas hacer cambios y diferentes combinaciones. En este caso la persona que mejor puede saber qué ponerse es la propia modelo, qué vestidos hacen que tenga mejor figura, con qué camiseta se siente más cómoda y (en última, primera, y siempre muy importante) con qué se ve ella más guapa. Después tu trabajo es lograr que esa belleza se mantenga al apretar el botón.

4) Trabaja las fotografías. No me refiero al momento de hacerlas, algo que se da por hecho (durante las tomas te habrás preocupado de la pose, la iluminación, el escenario…), este punto va por el trabajo posterior, la edición digital de las imágenes. Todos conocemos casos de campañas publicitarias en las que se esto se les va de las manos, o al menos así lo parece, y debes tener muy claro que el punto de hasta dónde retocar es algo que marcas tú. La forma más sencilla es esta: hazlo hasta el momento en que estés cómodo, que el resultado final te guste. Y no te excedas, pero tu propia visión estética te lo dirá (pero todos hemos cometido este fallo, nuestra cabeza grita “¡para, tío!” y tú ni caso).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y de regalo, tres consejos más:

La fotografía de moda tiene unos “tics” muy específicos, unas formas y unas intenciones, así que conviene que además te estudies el trabajo de profesionales a los que admires (personalmente, os recomiendo fisgar a Giuseppe, tiene unos tratamientos realmente buenos).

Juega, es lo mejor. Estás improvisando, es algo que no has planeado, seguramente lo hagas por diversión o sencillamente por pasar un buen rato. Pues eso, juega con la escena, con la modelo, divertíos y pasadlo bien.

Disfruta, siempre.

Un poco de toque francés.
Un poco de toque francés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *