Comunicar,  Tira tintas

Así se trata a un dibujante

Hace un par de días mi amigo Daniel Mainé, dibujante y creador de Beartoncity, comentó en su Facebook una situación que le había pasado. Un hecho de poco respeto y nula profesionalidad por parte del diario en el que trabajaba en calidad de viñetista. Al leerlo le pedí permiso para reproducirlo en mi site, ya que creo que este tipo de comportamientos deben conocerse, más todavía si tenemos en cuenta que esto es algo que afecta (demasiado habitualmente) a los que estamos dentro del mundo de la comunicación ya sea periodistas, cámaras, divulgadores o viñetistas como es el caso.

Os dejo con Daniel Mainé.

Os voy a contar una historia, a la que coloquialmente podríamos llamar “nos importa una mierda el trabajo de “la gente que hace dibujitos””, pero como no quiero ponerme grosero, aunque ganas no me faltan, lo vamos a llamar: “NOS HEMOS CACHONDEADO DE TI”.

Concretamente hablamos de El INDEPENDIENTE DE CADIZ, ese diario en el que hasta hace unos meses y sin faltar ni una sola vez he estado TRABAJANDO como viñetista.

No voy a dar nombres, no es necesario, solo voy a contar lo que ha sucedido, no me invento nada. Este Diario me recluta en marzo (ojo no contrata, recluta) para trabajar como viñetista en un nuevo periódico de tirada provincial y cuyo trabajo realizado se cobraría a mes vista. Era una buena oportunidad y la acepté. No vamos a entrar en cuanto pagaban o cuanto deberían pagar, hasta ahí bien.

El primer mes (ABRIL) no se me paga hasta el día 15 de mayo, debido a desacuerdos en cuanto a la entrega de la factura por el trabajo artístico o en el modo de ingreso del dinero (en mano o ingreso bancario) y se me pide que el mes próximo se entregue la factura el día 1. Cosa que cumplo rigurosamente.
El segundo mes no se me paga, “nadie sabe, nadie contesta”, ni mails ni teléfono, hasta que en junio sin saber nada, consigo hablar con un señor que me informa que aunque yo presente la factura, se va a pagar cada mes al final del mes siguiente, es decir, el mes de MAYO se cobraría a finales de JUNIO, una cosa muy rara pero que dentro de lo que cabe acepté.

(Esto se me informa después de llamar hasta 10 veces al dia, que si uno no es pesado igual a día de hoy ni siquiera hubiera sabido esto).
Llega el final de junio y obviamente no se me paga, llegando a julio, en el que descubro después de entregar mi tira correspondiente a uno de mis dos turnos semanales, que no solo me habían engañado para que siguiera trabajando GRATIS sino que me hicieron trabajar aún sabiendo perfectamente que no se me iba a pagar nunca y sin avisarme que el diario había cerrado dos días antes de ese mismo día en que entregué mi última tira (que repito, también la hice, también la entregué y que nunca se me pagará).

La cuestión es:

1) Desde el primer momento tenía que haber exigido un contrato, aun cuando todo parece genial y la gente honrada.
2) Que se han CACHONDEADO DE MI Y MI TRABAJO, trabajo que he cumplido aún estando de viaje y trabajando en hoteles porque estaba en algún salón/presentación de otras obras, pero el trabajo se tiene que entregar yo cumplo mi palabra. A día de hoy se me debe dos meses (MAYO Y JUNIO) que no se me pagaron, no se me van a pagar y dudo mucho que algún día vea ese dinero.
3) Cada vez que he preguntado por este dinero, MI DINERO, se me ha contado una historia y una pena diferente, palabras y expresiones como: solidaridad, profesionalidad, gente que trabajaba gratis ¡ALEGREMENTE! Por que ¡eh!, ¡¿no lo sabeis?!, eso debe ser porque sois mala gente… ¡Por lo visto hay gente que trabaja sin cobrar alegando profesionalidad!

Pero ¡Ey! TÚ NO COBRAS, no, tú te jodes, perdón, te jorobas, y no cobras por tu trabajo y tienes que tragarte que “nadie ha cobrado”, cosa que dudo mucho.

Lo que me queda con esto, el mal sabor que me deja, es con lo que tengo que luchar cada día como muchos otros artistas, dibujantes, ilustradores, etc. para que se tome en serio que lo que hacemos, DIBUJAR ES NUESTRO PAN. ¡SI! Pero para gente así por lo que me han dado a entender dibujar e ilustrar ES UN HOBBY, un pasatiempo sin importancia, lo hace cualquiera por dos duros o por nada y si cobro bien y si no cobro también.

No amigos del INDEPENDIENTE, no. ESTO ES UNA PROFESIÓN y a día de hoy MI ÚNICA FUENTE DE INGRESOS, mis horas, mi esfuerzo, mis quebraderos de cabeza, mis fines de semana trabajando 16 horas, porque cada trabajo es dinero y dinero es comida, facturas y vida. Nos dedicamos a esto porque tenemos pasión, pero seamos francos de una puñetera vez, sin dinero hoy día no haces ABSOLUTAMENTE NADA.

Siento mucho que os tomaran el pelo, vuestros problemas y trifulcas, pero yo he cumplido, he trabajado y he entregado, no exijo más. Lamentablemente esto es lo único que me ha quedado, el derecho a pataleo y saber como he dicho antes que SE ME HA TOMADO EL PELO.

4 Comentarios

  • JAN (Juan López)

    Pues esto me ha pasado a mi también en variadas ocasiones a lo largo de mi vida profesional, que hace 60 años que dura, y sé que seguirá pasando… Siempre me he conformado con tener claro que quién me hace eso no merece ni que la tenga en cuenta en el futuro siguiente, basta tomar nota.

  • Ferran Martín

    Una auténtica lástima que situaciones así aún continúen pasando. La gente (el público, los lectores, los medios…) tiene que entender que esta ocupación es también un trabajo y que, como cualquier otro, implica un esfuerzo, unas horas y un oficio.

    Un abrazo, compañero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *