Fue en los años noventa cuando el mundo se conmocionó.

Superman había muerto.

Lo hizo enfrentándose a un ser de tremendo poder, lo hizo para salvar a todos a los que amaba, lo hizo para proteger al planeta, lo hizo en los brazos de Lois Lane.

Lo medios se hicieron eco. Los fans lloramos al leer las paginas. Los héroes le honraron.

Y todo resultó ser una artimaña. Una que salió bien y trajo a varios de los personajes (Superboy, Steel…) que durante años definirían el mito del Hombre de Acero, su mundo y sus acciones.

No era esta la primera vez que Superman fallecía, o eso se nos hacía creer, quizá la más destacable fue con el fin de la era Pre Crisis de DC en esa historia firmada por Alan Moore que fue, en toda regla, la última historia del personaje. Un encuentro con todo lo que le hizo ser grande, con sus amigos y enemigos por igual, una aventura especial llena de amor y tragedia.

Ha sucedido otra vez, Superman ha muerto. Pero no era nuestro Superman, era el de New 52 y, hay que reconocerlo, no había llegado a importarnos lo suficiente como para que (perdón por la repetición) nos importe.

En cambio la consecuencia de esto sí lo hace, el regreso del para muchos auténtico Superman. El héroe que murió en los noventa, el héroe que conocemos tras las primeras Crisis, el héroe que desde los años ochenta había liderado a todos los demás y luchado siempre hasta el fin de sus fuerzas.

Un personaje que según los recientes cambios del Universo DC (siempre tan sencillo de entender) ha llegado a la actual Tierra, algo que enlaza con todo lo sucedido en Convergencia, y lo hace de la única manera que sabe: para ser, de nuevo, el mayor héroe de todos.

Esa es la validez que tiene este Superman: Loys & Clark, un título que a más de uno le recordará a la serie televisiva, y que significa que el legado de la casa de El está de regreso.

¿Es una solución a un error? ¿Fue un fallo que DC Comics creara un nuevo universo sin casi fondo? No necesariamente, el problema fue el desarrollo del mismo y con todo tuvo cosas buenas, pero es hora de mirar al futuro y lo irónico de todo es que la mejor forma de hacerlo es volviendo a dar validez al pasado.

Así este Clark Kent ha vuelto a ser el granjero que jamás ha dejado de ser en su corazón, Lois Lane trabaja como periodista de investigación oculta a los ojos de todo el mundo y viven su vida bajo identidades falsas. Incluso su pequeño hijo desconoce quiénes son, y es que los creadores han considerado que ya era hora de que los Kent fueran una familia, de esta forma las referencias a Superman: ¿Que le pasó al hombre del mañana? y Superman/Batman: Poder absoluto se vuelven totalmente palpables.

Pero hagamos hincapié en el título, en ese Lois & Clark. No es solo un pequeño homenaje a la serie homónima, es también una declaración de intenciones en toda regla. Y es que al igual que en la producción televisiva en este tomo la historia no es sobre Superman y su mundo lleno de poderes, es sobre él y su esposa, de ellos dos con su hijo, de los tres hacia un mundo que de pronto ha cambiado.

Es una forma de lograr que aquello que desconectaron de la lectura con la llegada de New 52 puedan volver, es la forma de DC Comics de decir “chicos, es hora de que volváis a casa”.

Ese es el valor que tiene esta obra.

Hay que decirlo, una vez más, una última vez, bien alto.

SUPERMAN HA VUELTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website