Jack Kirby es un genio, eso está fuera de toda duda. Y es, que no era, ya que los grandes viven para siempre gracias a sus creaciones y al impacto de las mismas. Sin este autor hoy no tendríamos el cómic de superhéroes según lo conocemos, Marvel Studios no habría conquistado los cines y El Cuarto Mundo no existiría.

El Cuarto Mundo es una de sus creaciones más personales, que se desarrolló mientras estuvo trabajando en DC Comics. Una gran epopeya llena de épica en la que los mismísimos dioses (Nuevos dioses, al menos) se entrecruzan con los humanos, inocentes en medio de una guerra mucho mayor de lo que jamás sabrán.

Fue en estas paginas, divididas en varias cabeceras, en las que dio vida a grandes personajes que todavía hoy siguen poblando el Universo DC, pero ninguno con más calado y repercusión que Darkseid. El temible señor de Apokolips, malvado e inteligente, con una cohorte de fieles seguidores que solo viven para cumplir la voluntad de su amo.

El Cuarto Mundo fue una de esas historias adelantadas a su tiempo, que solo el paso de los años ha puesto en su lugar. ECC la publicó en orden cronológico y en cuatro tomos, incluyendo además el cierre final titulado ¡Los perros del hambre!. Se presentaba aquí la caída en desgracia del tirano galáctico, cuando las huestes menores de su mundo toman las riendas del mismo y este debe huir de ellos. Se convierte así el perseguidor en perseguido, y las víctimas en héroes.

Pero faltaba algo, faltaba un epílogo a tan larga saga y eso mismo es Super Poderes, el regreso de Jack Kirby a DC Comics para narrar una nueva aventura en la que el bien se enfrenta al mal. En este caso contando con el guion de Paul Kupperberg, bien empapado de lo que había hecho el Rey anteriormente, para contar qué sucedió después y es que Darkseid siempre cae de pie, incluso cuando no lo hace.

En estas páginas llenas de fuerza e imaginación la Liga de la justicia se enfrentará al villano que intenta hacer de nuestro planeta su nuevo hogar, por supuesto con un intrincado plan que solo él conoce y que es más siniestro de lo que en apariencia parece. Si bien este cómic no deja de ser el típico de un grupo dividido enfrentándose a varios villanos, al más puro estilo DC Clásico, y en el que sabemos que el bien terminará triunfando, no por ello es menos adictivo logrando que no dejemos de leerlo desde la primera página.

Super Poderes es el cierre que El Cuarto Mundo merecía, con los héroes más poderosos de DC Comics unidos, viajes a través del tiempo, alienígenas, realidades paralelas… Solo puede criticarse que, por desgracia, el guion no fuera del mismo Jack Kirby y queda al aire la pregunta de cómo habría sido todo de haberlo hecho él.

[sgmb id=”1″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website