Vivimos en el mundo de los superhéroes.

No puede decirse otra cosa.

Están por todas partes.

En el cine, en la televisión, en las jugueterias, en camisetas… Inundan las tiendas de cómics con sus tomos integrales, sus grapas, sus días especiales, llenan los salones con sus disfraces y colores, sus autores y a veces parece que toda la industria gira en torno a ellos.

No es cierto, o no del todo. Sí que lo parece ya que la potencia de marketing y de presencia de las creaciones americanas es siempre superior al resto. Incluso aunque hablásemos de tema independiente, el de aquella tierra es bien distinto al de otros muchos sitios en ocasiones superando al comercial no solo en calidad, también en cantidad y distribución.

Pero si uno se fija puede encontrar pequeñas joyas que se alejen de los superhéroes, de Marvel y DC para ser más concretos, y desde Dibbuks tuvieron el gran acierto de publicar de forma regular Spirou. No solo las historias más recientes, también las del pasado y esa línea llamada “Una aventura de Spirou” en la que distintos autores se salen del que se asume como canon oficial, para así narrar sus propias visiones empapándose de lo clásico y aportando su propio granito a la mitología.

A esta lista de creadores se unen Tehem, Makyo y Toldac que fabrican una divertida secuela de La Máscara, ya publicada por Dibbuks, en la que Fantasio publica una novela basada en aquella experiencia y por culpa de los hados él y su eterno amigo terminarán protagonizando una película que adapta dicha historia.

Metalenguaje dentro de metalenguaje con un poco de metalenguaje. Es imposible no disfrutarlo. Más todavía cuando el estilo de dibujo de Tehem está lleno de vida y un claro respeto por los personajes, llenándolos de una gran plasticidad y aprovechando las armas que dan las viñetas llevándolas un paso más allá, al punto de que casi estamos leyendo una película de animación, dejando claro que en caso de hacerse esta solo habría que seguir una por una las páginas publicadas.

Por su parte el guión de Makyo y Toldac está nutrido de ese mismo respeto y mucho cariño, algo que es patente según va avanzado la lectura ya que es imposible no darse cuenta de las diferentes referencias y guiños a otras historias de Spiroy y Fantasio que hacen aparición. No solo son guiños evidentes a La Máscara, ya que estamos ante una segunda parte, es en general a toda la vida de ambos personajes que tras tantos años de vida han enfrentado casi todo tipo de aventuras.

Por tan solo 16 euros y en estupenda tapa dura (no siempre necesaria, pero siempre de agradecer) Dibbuks nos ofrece un tomo que engancha gracias a su dinámico dibujo y una trama divertida a la par que adictiva, logrando que no sea posible dejar de leer en ningún momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website