El próximo 18 de agosto Netflix y Marvel llegarán al momento cumbre en que unirán a sus cuatro superhéroes; a saber, Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist. Juntos compondrán el grupo de Defenders. Hoy os contaremos algunos detalles de la nueva temporada tras ver sus primeros cuatro episodios. Pero antes, hagamos un breve repaso de dónde dejamos a los protagonistas.

En la segunda temporada de Daredevil, La Mano planeaba el retorno de Cielo Oscuro, un personaje mitológico supuestamente destinado a reencarnarse en Electra. Ésta, temiendo convertirse en el símbolo de poder de la Mano, planea evitarlo y Matt se une a ella. En su enfrentamiento final Nobu mata a Electra aunque pronto suponemos que no es así del todo. Mientras, Jessica Jones derrota a su fantasma de pasado, Kilgrave, capaz de manipular la mente y voluntad de las personas. A Luke lo dejamos tras derrotar a Stryker. Logra el respeto de su barrio, Harlem, y a la chica, la enfermera Claire, nexo de las cuatro historias de los Defensores. Sin embargo, vuelve a la cárcel tras fugarse de la prisión de Seagate, lugar en que adquirió su superfuerza y piel endurecida. Por último, Dani Rand, viene de luchar contra La Mano y superar su ira hacia Harold Meachum por matar a sus padres. Sin embargo, cuando intenta regresar a K’un-Lun, su templo, se encuentra a los hombres de la Mano muertos y el templo desaparecido.

Con este panorama comienza The Defenders donde nos sitúan en el punto inmediatamente posterior a los hechos de sus historias individuales y a su vez nos presenta a la nueva villana, Alexandra Reid. La venerada Sigourney Weaver plantea un personaje impoluto, elegante, con cierta profundidad, sin nada que perder y el tiempo en su contra. Conforme vamos entendiendo sus motivaciones, su pasado y sus propósitos encontramos un lado oscuro atrayente y a la altura de sus héroes. No sería posible una buena serie de los Defensores sin un enemigo que suponga un reto, que los obligue a aprender a trabajar juntos y los lleve al extremo, y Alexandra tendrá todo lo necesario para que esto ocurra.

Sin duda, el gran éxito de este proyecto ha sido Daredevil y es evidente su predominio en The Defenders. Desde un argumento cuyo origen fundamental proviene de la historia del demonio de Hell’s Kitchen, con un tono similar y un tratamiento de personajes y realización parecidos. Si te ha gustado Daredevil te gustará The Defenders. Aunque quizá en esta ocasión encontremos mayores dosis de comedia provocado por el choque de personajes. Algo que es de agradecer pues equilibra la intensidad dramática.

Sin embargo, no conviene menospreciar al resto de compañeros. Todos ellos suman en una trama que va de menos a más. La introducción de personajes y su alianza surge de modo orgánico y justificado. A pesar de ser cuatro héroes con personalidades propias, marcadas y definidas su alianza no resulta forzada ni artificial. Esta serie cumple lo que promete. No hay que esperar ni más ni menos. Como no, la saga nos vuelve a regalar una de esas secuencias de peleas de pasillo a la que ya nos tienen acostumbrados y que tanto gustan, aunque quizá esta sepa a poco, suponemos que por la necesidad de dosificar el acontecimiento de los hechos. Es de destacar en este punto el uso de la bso que ayuda a introducir a cada uno de los personajes de modo que la secuencia gana en intensidad e identidad propia.

En definitiva, The Defenders no es una obra maestra, no mostrará mucho más de lo que ya conocemos, de hecho me sobra cabecera, pero promete no decepcionar a los que buscan más de lo mismo: peleas, buenos villanos con grandes planes y unos héroes con limitaciones que necesitarán algo más que sus poderes para superar el reto que les está por venir.

Un artículo de David M. Amoedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website