Mickey Mouse es uno de esos personajes inmortales por los que no pasan los años, aunque sí las épocas ya que no deja de camiar y adaptarse a cada momento. Es el sino de las creaciones que son franquicias de largo recorrido, que para seguir siendo ellas mismas deben estar siempre evolucionando.

Por esto mismo el ratón ha pasado de ser un entretenido divertimento musical, a viajero espacial, detective, actor y otro montón de oficios a los que ahora se suma el de viajero del tiempo. Aunque más que un trabajo, es un error el que le lleva a convertirse en tal.

En Mickey a lo largo de los siglos el símbolo de Walt Disney se verá inmerso en una aventura cronal en la que a ráfagas intermitentes, irá de un momento histórico a otro. De la era de los dinosaurios, al barco de Cristobal Colón, pasando por el taller de Leonardo da Vinci o el antiguo Egipto, entre otros. Todos ellos lugares emblemáticos por los que aparece fugazmente, pero dejando siempre su huella (e incluso alguna paradoja) y quizá logrando que los pequeños lectores se interesen por tales acontecimientos.

Ese es el mayor valor de la obra que publica Planeta Cómic (Glenat, en origen) y que firman Petrossi y Dab´s, hacer que la historia resulte atractiva más allá de los libros escolares que en ocasiones logran justo lo contrario (aunque duela decirlo). Y es que este tomo está claramente enfocado a los niños, con un estilo visual precioso y una narrativa ágil que hará que empiecen a leer y no paren.

Mickey a lo largo de los siglos es la oportunidad perfecta de perderse por un viaje en el tiempo que terminará bien, y justo a tiempo para ir al cine a ver Terminator: Destino oscuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website