Los lectores que anden por los cuarenta años, así como los que tengan hermanos de esas edades, recordarán a un icono de las tardes de Televisión Española para niños, los dibujos animados del robot invencible Mazinger Z. Este viernes se estrena en los cines el regreso del robot gigante.

Japón ha sido cuna de numerosos géneros que se han exportado por todo el mundo, especialmente enfocados en monstruos gigantes. Recordemos que el género de las bestias gigantes (denominado kaiju) nació en el país del sol naciente con sagas como Godzilla y Gamera, aunque tuvieron sus precedentes en los primeros años de Hollywood con El mundo perdido o King Kong, de la mano de Wills O’Brien, una de las grandes influencias del famoso artista de stopmotion Ray Harryhausen.

Mazinger abrió un nuevo género cuando parecía que estaba todo inventado: el de los robots gigantes tripulados (llamado mecha), del que se nutrieron otras sagas como Robotech, Neo Genesis Evangelion o Super Sentai (serie en la que se basa Power Rangers).

La película sigue una trama muy simple, pues se trata de una continuación de la saga tras la serie original Mazinger Z y la secuela Gran Mazinger. Diez años después de la victoria de las fuerzas del bien contra el malvado Doctor Hell, el joven piloto del legendario Mazinger Z, Koji Kabuto, trabaja como responsable del nuevo laboratorio de energía fotónica para abastecer a la humanidad de energía y ayudar en la reconstrucción de Japón tras la gran guerra contra el malvado científico.

Durante unas excavaciones en el monte Fuji, se hace un descubrimiento increíble: un Mazinger de tamaño colosal enterrado bajo tierra. De su interior sale una piloto, Lisa, quien identifica al robot como el Infinity, el arma definitiva. Mientras esto sucede, el doctor Hell, a quien se le creía muerto, reaparece junto a sus bestias mecánicas para atacar la central de energía fotónica y hacerse con el Infinity para destruir el universo.

Celebrando el 45 aniversario de la saga, Toei crea una historia que encantará a todos los fans y seguramente hará que los curiosos quieran saber más de la serie original. En esta película salen todos los personajes que recordamos con vidas algo diferentes y más maduros (algunos más que otros). Merece la pena verla por la nostalgia y porque es una muy buena historia que nos deja en vilo hasta el último momento.

Artículo de Jordi Olivera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website