Para una gran mayoría esto les sonará como poco a kriptonés, pero hay que reconocer que hay toda una generación que crecimos bajo la protección de He-Man y los Masters del universo.

Recuerdo cuando era pequeño y ver en televisión los dibujos sobre un extraño mundo que me recordaba a la fantasía de Conan y Robert E. Howard mezclada con un mundo futuro único.

Mientras veía la serie de dibujos en televisión, recuerdo que jugaba con mi primo a revivir las aventuras de este extraño héroe, (no lo hacía todo a la vez, claro) pero hasta hace muy poco tiempo no fui consciente de un detalle muy interesante: todos los muñecos (al menos en su primera edición) venían acompañados de un pequeño cómic que narraba diferentes aspectos de ese universo y del personaje al que acompañaba en su blister.

Esto, aunque parezca algo muy normal en el mundo de la viralización donde vivimos hoy, resultó ser una inteligentísima estrategia de promoción, ya que al crear esta primera edición se asentaba una nueva línea de juguetes al mismo tiempo que mostraba a todos los interesados un nuevo universo de ficción con el que poder jugar. Y no podemos decir que haya fracasado, el mundo de los Masters del universo sigue hoy día tan presente como antes, y seguro que aguantará muchísimas décadas más…

Cojamos ahora una TARDIS (aprovecho para recomendar los libros sobre Doctor Who que ha creado el caballero dueño de este espacio donde me podéis leer, que son de un gusto estupendo y yo releo de vez en cuando…) y vayamos al año 1981.

Un año muy interesante en la industria del cómic: Frank Miller tomaba el control absoluto de Daredevil y nos presentaba a Elektra por primera vez, los mutantes estrenaban una saga histórica con el título de Días del Futuro Pasado o series como Flash y Los Defensores alcanzaban cifras redondas cada una (300 y 100 respectivamente).

Como podéis ver, era un año muy complicado para hacerse un hueco en la industria, pero Mattel arriesgó en su alianza con DC y consiguió un buen resultado.

Los primeros cuatro cómics tuvieron como equipo creativo a Donald F. Glut (guionista de cómics como Vampirella y también escritor que novelizó la película El Imperio Contraataca y Alfredo Alcalá (ilustrador de varios números de Conan durante esta época). Las historias que narraban eran los inicios de la aventura de He-man y sus compañeros. Si os parece bien, pasamos por sus argumentos brevemente:

  • He-Man and the Power Sword (1981): La primera aventura de este universo. Se presenta a los personajes principales y al principal enemigo, Skeletor. Cabe destacar que en ningún momento se habla de que la doble identidad de He-man y Adam.

  • King of Castle Grayskull (1981): Ocurre justo después de la aventura anterior, Skeletor consigue la mitad de la Espada de Poder y reclama por primera vez el Castillo de Grayskull. Aparece por primera vez el Battle Cat, el tigre montura de He-man, pero sin explicación alguna de donde procede.

  • Battle in the Clouds (1981): Cuenta una batalla entre grupos con numerosos giros de guión, donde parece que da igual lo que intente He-man, que todo se vuelve en su contra.

  • The Vengeance of Skeletor (1981): Otro plan de Skeletor para deshacerse de su enemigo He-man, pero que acaba fracasando igual que los anteriores.

Lo interesante de estos cómics está en el diseño que tienen, que está formado por 24 páginas en las que aparece una distribución de una imagen y un texto, y la cantidad de información que proporcionan a pesar de tener dicha composición. Es sorprendente como, a pesar de asemejarse más a un cuento, el dinamismo y la acción está muy presente en cada ilustración, de una calidad bastante aceptable.

Tras estos primeros cuatro números, pasaríamos a la segunda etapa, esta vez con una composición de viñetas acercándose más a como la conocemos hoy día. Presenta dos o tres viñetas por página, generalmente en forma de cuadros o rectángulos, sin arriesgar en la composición, pero repleta de bocadillos o cuadros de texto.

Vamos a analizar brevemente los siete números de esta nueva etapa:

  • He-Man meets Ram-Man (1982): Debido a un error, Ram-Man ataca a He-Man y es vencido por este, algo que Skeletor aprovecha para embrujar a Ram-Man y hacerle creer que es el villano de esta historia.

  • The Ordeal of Man-E-Faces (1982): El actor Man-E-Faces es hecho esclavo por Skeletor para traicionar a He-man y raptar a Teela con la idea de sacrificarla para ganar los poderes del Castillo de GraySkull. Es la primera vez que vemos a la monarquía de Eternia. Resulta una historia bastante inquietante, ya que ninguno de los dos bandos de la lucha se preocupan demasiado por el destino de Man-E-Faces, con un resultado perturbador.

  • The Terror of Tri-Klops (1982): Skeletor vuelve a encontrar un enemigo para vencer a He-Man, el temible Tri-Klops con sus poderes de visión. Podéis imaginar el resultado, pero lo importante es que suceden un par de cosas en este número por primera vez: descubrimos que Battle Cat puede hablar y también vemos el primer acercamiento romántico entre Teela y He-Man.

  • The Menace of Trap Jaw (1982): En un intento de entrar al castillo de Grayskull, Skeletor abre un portal a otro mundo y lucha con Trap Jaw, que acaba cayendo por el portal y se acaba haciendo con el control de los poderes del castillo. Es la primera vez que Skeletor y He-Man se ven obligados a unir fuerzas y unir las Power Swords.

  • The Tale of Teela (1982): Como su título indica es la historia sobre el origen de Teela. En ella descubrimos que es un clon creado por Skeletor a partir de The Goddess para hacerse con el castillo de Grayskull, pero antes de llevar a cabo su plan es detenido por Man-at-Arms y Goddess, que acepta que sea el primero quien la eduque. Teela es la principal protagonista del número, resultando uno de los números más interesantes.

  • The Magic Stealer! (1982): Skeletor diseña una máquina para absorber toda la magia de Eternia, y con ella los secretos del castillo de Grayskull. He-man es el elegido para combatirle y arreglar la situación. Aparecen por primera vez el halcón Zoar y el dios Procrustus, que sujeta el interior de Eternia con su cuatro brazos.

  • The Power of… Point Dread! (1982): En otro de sus intentos de hacerse con el control de Eternia, Skeletor consigue hacerse con la nave Point Dread del castillo de Grayskull y no tarda en atacar a los habitantes del planeta.

El equipo creativo de estos números está compuesto por Gary Cohn y Mark Texeira. El primero fue guionista de DC Comics, y además es uno de los creadores del personaje Blue Devil, mientras que Texeira ha trabajado tanto para DC como para Marvel, pero más en esta segunda.

La composición de estos cómics es diferente a los anteriores, ya que a pesar de tener más viñetas y ganar en dinamismo narrativo, el número de páginas se reduce a 15 en cada una de las historias. Es algo positivo, ya que se gana en variedad de enfoques dando protagonismo cada vez a un enemigo o aliado de He-man.

Os confesaré que la primera vez que me acerqué a estos tebeos fue hace muchísimos años, antes incluso de saber que me gustaban los cómics. Ha sido para este artículo cuando he visto lo ricos e interesantes que son estos, trayendo a un momento de nostalgia muy placentero.

Espero que este acercamiento os dé un poco de curiosidad y a vosotros también rescatéis un poco la nostalgia de estos primeros tebeos que teníamos cerca cuando éramos pequeños. Aprovechad que ECC ha sacado un recopilatorio con estos números y disfrutad un rato del mundo de Eternia, para recordar nuestras pequeñas trastadas y aventuras.

¡Nos leemos pronto!

Artículo de Paco Silva.

3 thoughts on “Los primeros Masters del universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website