Nacho Fernández es un contador de historias. Es el ciego que en la edad media iba de pueblo en pueblo maravillando a los campesinos con sus relatos de reyes e intrigas palaciegas. Dejaba a todos con la boca abierta y entonces recogía su petate para poner rumbo a la siguiente parada de su viaje.

Creo que esa es la mejor de definir a este autor.

Os voy a poner en antecedentes personales sobre Los Mundos de Valken que firma él y publica Grafito Editorial.

Hace ya varios meses pude ver parte del proceso inicial en su casa, con las planchas en las que su lápiz parecía estar vivo. Me contó la historia y sonaba fantástico. Un poco de Star Wars mezclado con Dune sazonado con un par de toques de Harlan Ellison y la tecnología desgastada de William Gibson. Y más, me quedo corto, ya que además Nacho Fernández no ha dudado en salpicar cada viñeta de referencias y tópicos de la mejor ciencia ficción que están ahí para todos los que lo quieran ver.

Desde esas páginas sin acabar que tuve delante hasta ver el tomo en mis manos pude saber del avance de la obra por nuestras conversaciones. Qué iba terminando, cambios, también lo que poco que dejaba ver en las redes sociales. Más o menos me había hecho una idea de qué iba a ver. No, estaba muy equivocado.

Es un contador de historias y como tal nunca dejó ver realmente qué se traía entre manos. Así cuando hace unos días en el 33º Salón del Cómic me dieron mi copia de prensa me adentré sin saberlo en un mundo lleno de historia, en el que una terrible guerra sucedió hace siglos y en el que todavía se están pagando las consecuencias de la misma.

Pero eso solo es la punta del iceberg ya que el autor no ha dudado en crear para la ocasión un buen número de personajes que se relacionan entre ellos, con un pasado definido, una personalidad clara y un futuro que todavía está por venir en los próximos tomos (que sin duda se editarán).

Su trazo demuestra que es un gran conocer del género de la ciencia ficción, dejándose llevar por la pasión (y la nostalgia, todo sea dicho) al diseñar las naves y el interior de las mismas. Además de regarlo todo con un buen toque de épica que logra enganchar desde la primera página. No ha dudado para ello crear un universo lleno de vida y de historia, todo ello solo se puede entrever en este primer tomo pero ya muestra todo lo que ha de venir. Será fascinante, no me cabe duda.

Mucho tiempo ha pasado desde Dragon Fall, una larga carrera ha habido entre medias tanto para el mercado español como para el europeo. Ahora estamos antes un Nacho Fernández que tiene años de experiencia y un bagaje cultural enorme, y todo esto lo vuelca en Los Mundos de Valken.

No creo equivocarme al decir que esta obra marca un antes y un después en su trabajo. Tras esto se deja claro que el autor que para muchos sigue siendo el de Dragon Fall hace demasiado tiempo que dejó de serlo, ha madurado y se ha convertido en un auténtico narrador digno de admiración.

Los Mundos de Valken es ciencia ficción de la buena, de la clásica, de la que logra que creamos que un hombre puede volar, de esa que nos hace soñar con mundos increíbles e imperios galácticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website