Si creciste en los años noventa es muy posible que el rostro de Melissa Joan Hart sea parte de tu vida. Durante casi una década fue la actriz que dio vida a Sabrina en televisión, empezó en 1996 con el telefilm Sabrina, la bruja adolescente y después logrando ser una de las actrices del momento gracias a la serie que en España conocimos por Sabrina, cosas de brujas a pesar de que en inglés el título era el mismo.

Esta modificación responde a ideas de Antena 3 y al cambio inicial de Family Matters por Cosas de casa, a la que seguirían esta Sabrina, cosas de brujas o Cosas de marcianos, que en realidad era 3rd Rock from the Sun. Esto daría para un artículo propio y se desvía por completo de este, así que queda como curiosidad.

Melissa Joan Hart protagonizaba una serie estudiantil más, la típica historia americana de una joven que llega a su instituto y debe lidiar con sus compañeros, profesores, citas y los tópicos que todos conocemos, salvo que en este caso es una bruja lo que complica (o facilita más las cosas).

Eso fue entonces y esto es ahora.

Ahora estamos en un momento de casi resurrección de Archie y todo el mito que le acompaña. La producción televisiva Riverdale le ha dado nueva fama, y los cómics que se publican en la actualidad han logrado que recupere parte del reconocimiento que nunca debió perder. Y Sabrina es parte de ese universo, así que al igual que al resto de personajes y series tiene su propio revisión para hacerla más adecuada a los gustos actuales.

Pero en realidad lo que ha hecho Roberto Aguirre-Sacasa (El más allá con Archie) es ir a las raíces más puras, ha creado una historia y un personaje atemporal con el acierto de situarlo en los años sesenta (Sabrina apareció por primera vez en 1962) presentando a la muchacha siendo una bruja. Una de verdad. No una hechicera graciosa y dulce o una lanzadora de conjuros que mueve la nariz, nada de eso.

Sabrina, ahora forma parte de un aquelarre, sus dos tías son caníbales, se hacen pactos con Satán y las fuerzas de la noche llenan el mundo para todos aquellos que quieran dejarse llevar por ellas. Bien podrían ser todas miembro del grupo de La semilla del diablo, encajaría a la perfección en esta historia llena de traiciones, dolor y sangre.

Hay que reconocer que si el trabajo al guión de Roberto Aguirre-Sacasa engancha desde el primer momento, además de haber metido más de un guiño y referencia para el que sepa verlo, es igual de atractivo el dibujo realizado por Robert Hack (Doctor Who). Ilustrador completo en este caso, encargándose tanto de lápices y tintas como de color, dotando a toda la historia de un aspecto que parece una constante postal de Haddon Sundblom pasada por un filtro de tristeza y maldad.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina (tomo 1) no es más que la antesala de todo lo que está por venir, de un universo aterrador que está solo a un tiro de piedra del nuestro, un mundo en el que Miss Eva Ernst sería poco más que una novicia.

Id sacando de vuestras bibliotecas el Malleus Maleficarum, os va a hacer falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website