Wes Anderson es uno de esos directores con un universo propio y rico, logra sorprender con cada película sabiendo mantener siempre un estilo personal que es idolatrado por miles de fans alrededor del mundo. Lleva sorprendiendo desde finales de los años noventa, consiguiendo por el camino rodearse de grandes nombres de la actuación y provocando que otros llegaran a ese podio (por derecho propio, eso sí).

En su haber hay títulos tan aplaudidos como El gran hotel Budapest, Moonrise Kingdom, Los Tenenbaums. Una familia de genios, Viaje a Darjeeling y desde hace unos meses también Isla de perros. Una película firmada por él mismo junto a Roman Coppola, Jason Schwarztman (también uno de sus intérpretes habituales) y Kunichi Nomura, pero como siempre siendo él el titiritero que dirige la función.

En esta ocasión esa frase es más cierta que nunca ya que Isla de perros es precisamente una película de animación en stop motion, con lo que el uso de marionetas (por así decirlo) es obligado y viendo el resultado también es agradecido.

Anderson logra una historia que está a medio camino entre ser una fábula en el sentido más clásico del término y un relato distópico con algunos toques de steampunk. Todo ello para narrar una historia sobre un chico y su perro (había que citar a Harlan Ellison) en la que aprovecha para lanzar unas nada sutiles críticas al mundo moderno, las decisiones que tomamos, la política, y también a todos los desalmados que abandonan a estos pequeños que forman parte de la familia.

La edición en Blu-ray (también en versión steelbook) viene realmente cargadita de extras para los amantes de Wes Anderson y del cine en general. Lo primero es una sencilla galería de imágenes en la que los diferentes actores (desde Bill Murray a Bryan Cranston, pasando por Frances McDormand y Jeff Goldblum) posan junto al director, pero también llevando en la mano a los animales a los que ponen la voz. De igual forma sucede en las entrevistas a tales intérpretes, ya que será a través de la animación y con sus versiones perrunas dando declaraciones sobre el filme.

Pero no engañaré a nadie al decir que lo más interesante de todo son los diferentes making of que hay, que tratan temas que van desde el trabajo de los animadores para lograr el buen resultado que se ve en pantalla, a el cómo se crearon los diferentes muñecos con sus expresiones y todo el detalle necesario para hacerlo real y palpable, también se muestra lo mismo respecto de los elementos atmosféricos, explosiones y otros, sin dejar de lado el referente a las creaciones de Magasaki City y Trash Island.

La primera es la ciudad en la que comienza la historia y de la que los perros serán deportados, y la segunda es precisamente la isla a la que se los llevará y que da nombre a la película. Realmente ambas están enfrentados como el pasado y el futuro (queda a decisión del espectador decidir cuál es cuál), y os recomiendo estar atentos a los diversos artes conceptuales que se muestran en este segmento que son, sencillamente, una maravilla.

En estas imágenes, las de los diferentes vídeos mencionados, resulta interesante (a la par que divertido) ver cómo se sigue el ejemplo de Pixar cuando para lograr entender qué veían las hormigas (para Bichos: una aventura en miniatura) crearon su propia minicámara con ruedas. En este caso, gracias al paso del tiempo, era mucho más sencillo de lograr con solo poner una GoPro en los perretes que estaban por el estudio mientras se iban creando los diferentes títeres. Una dog vision en toda regla.

El último contenido extra se titula An ode to dogs, Una oda a los perros, y no hace explicar realmente en qué consiste. Todos lo podéis imaginar. Y a los que sean amantes de los peludos (sin entrar en si son perros o gatos) es muy posible que os haga sonreír en más de un momento.

Hay que reconocer que Isla de perros no presenta novedades en lo que se refiere a Wes Anderson. Tiene a su público acostumbrado a un alto nivel de calidad y lo cumple, ahora solo queda esperar a ver su próximo estreno: The Rosenthal Suite.

Voy a terminar con una pequeña nota personal, pero cada vez que veo películas de animación así de recomendables pienso lo que me encantaría ver un filme o una serie de televisión de Frost, perrito de aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website