El XXII Salón del Manga de Barcelona llegó a su fin. Una cita que se ha saldado con más de 142 000 visitantes (en datos de la organización) y que ya está considerada un encuentro totalmente indispensable.

En esta edición uno de los premiados ha sido Nacho Fernández (junto a Álvaro López), por su conocido trabajo Dragon Fall, un cómic de humor paródico que tras veinte años sigue en plena forma.

Doc Pastor: ¿Te esperabas que Dragon Fall fuera premiado como mejor manga del XXII Salón del Manga de Barcelona?

Nacho Fernández: No, la verdad es que no. No voy a decir que ha llegado tarde, sería muy tópico, pero ha llegado cuando ya ni se le esperaba (se ríe). Es una cosa que me ha dejado muy en shock.

DP: Hace dos décadas desde que se publicó por primera vez, pero sigue teniendo vida. Es un producto que a la gente le sigue gustando.

NF: Sí, de hecho creo que no se habrían hecho re ediciones si pensaran que no iba a vender. Sigue habiendo una demanda.

La gente me pregunta cuándo vamos a sacar más de Dragon Fall (se ríe) y claro, tampoco quiero aplastar sus ilusiones. Acabé bastante quemado, por otro lado, mira, no sé, es divertida la posibilidad de que pase.

DP: Una posibilidad que ha estado muy cerca, Dolmen Editorial te propuso hacer algún material nuevo de esta serie.

NF: Sí, y cuando habíamos empezado con los tomos les comenté que si no cuadraban las páginas y necesitaban algo extra se podían hacer algunas páginas nuevas, que sirviera de epílogo. Al final no hizo falta, todo encajó.

Lo que sí ha pasado es que después desde la editorial me han preguntado si Álvaro (López) y yo estaríamos interesados en hacer más tomos. Eso ya son palabras mayores, hablamos de cascarnos doscientas páginas.

DP: ¿Y no ha interesado la propuesta?

NF: Les he dicho que hablen también con Álvaro. Yo no lo haría sin él. Por otro lado las condiciones no creo que sean las mismas que con una re edición, además del trabajo de hacer material nuevo.

Nacho Fernández a través de sus lápices.

Nacho Fernández a través de sus lápices.

DP: ¿Qué hace que Dragon Fall siga funcionando?

NF: Es coña, creo que ese es el tema, que son coñas. A la gente le gusta reírse y yo me divertí mucho haciéndolo, más al principio cuando no pensábamos que hubiera a haber nada más.

Para el cero nos tiramos un añito y pico haciéndolo, era pura diversión. Y cuando nos plantearon si seríamos capaces de hacer una serie mensual, bueno, fuimos capaces pero nos costó.

Ahí está la trayectoria del cómic, con un principio en el que se nos ocurrían burradas sin parar hasta el final que empezamos a tener problemas para reunir chistes para cada treinta páginas. Al final Álvaro y yo decidimos de mutuo acuerdo que teníamos que terminarlo.

DP: ¿Hoy tendría éxito un producto así?

NF: No sé si funcionaría, aunque este sigue haciéndolo. ¿Qué fue lo que hizo que fuera tan especial? Que salió de nuestras cabezas; igual sería preguntarnos si todavía podemos hacer parodias así.

DP: ¿Y se podría?

NF: Creo que todo parte de una desinibición, una desinibición total. Y olvidarnos de muchas experiencia pasadas, empezar casi de nuevo. Más que una continuación de Dragon Fall sería hacer un producto nuevo, pero que tuviera el mismo espíritu.

Si me viera con ese espíritu, ya fuera para hacer como fue el número cero en su momento, algo autoconclusivo, algo así, creo que tendría posibilidades.

DP: Espero que sea realidad pronto. Gracias por tu tiempo, Nacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website