No recuerdo el primer cómic que leí en mi vida, pero sí que sitúo claramente el momento en que empecé a admirar a Jack Kirby. Fue gracias a las series Fantastic Four Classic y X-Men Classic que editaba Forum (también Spider-Man Classic), en las que se publicaban las primeras historias de estos personajes que salían directamente de las manos de Stan Lee y Jack Kirby (y Steve Ditko en el caso de Spidey).

En estas aventuras comprendí el motivo por el que tras tantos años Marvel seguía llegando a los kioskos (sí, en aquel entonces todavía lo hacía) y llenaban las tiendas especializadas. Y caí rendido por completo a los pies del Rey, era imposible no hacerlo. Sus trazos se salían de la página, la fuerza de cada viñeta era increíble y la imaginación desbordaba cada número.

El paso del tiempo solo hizo que me fuera gustando cada vez más. Su imaginación sin igual no se limitó solo a Marvel Comics, también pasó por la Distinguida Competencia y otros sectores en los que siempre mantuvo la misma fantasía increíble. Y dos muestras de ello son su Cuarto Mundo y su Dinosaurio Diabólico.

El Cuarto Mundo lo realizó para DC Comics, en base a una idea que ya ponderaba para Marvel Comics y que desarrolló volviendo a hacer lo mismo que años antes, crear toda una maravillosa epopeya plagada de personajes novedosos. Si bien es cierto que aquí Jack Kirby estaba en plena forma es igual de cierto que el lector de aquel momento no quería leer lo que él estaba haciendo, y ha sido el tiempo el que ha dado justo valor a todo ello.

A lo largo de cuatro series, incluyendo una protagonizada por Jimmy Olsen, se dedicó a lanzar nuevas ideas y conceptos sin que pareciera haber un límite para todo ello. Por contra su imaginativa mente no se preocupó tanto de crear una trama con desarrollo y final, siendo lo importante otras cuestiones y haciendo que el fan de aquel entonces se perdiera por el camino.

En el segundo volumen Jack Kirby trae a Kalibak, un mundo lleno de monstruos clásicos, Darkseid desatado y a Funky Flashman, un personaje con un parecido a cierto famoso editor que no pasará desapercibido a ningún lector habitual. Y no acaba ahí la cosa, esto es solo una muestra de todo lo que el lector se encontrará.

Hoy tenemos la suerte de que ECC Ediciones ha decidido publicarlo a lo largo de una recopilación integral, con cuatro tomos en tapa dura a todo color y en orden cronológico lo que ayuda a su comprensión y lectura.

Por su lado Dinosaurio Diabólico forma parte de su retorno a Marvel Comics, ahora editado por la editorial Panini en un tomo unitario en el que están contenidos los nueve números que formaron esta historia imposible.

Todo sucedió en 1975, tras haber estado en DC Comics dando forma al ya mencionado Cuarto Mundo, cuando vuelve a la empresa que le dio la fama. Esta regreso (que no es del todo triunfal) lo hace como autor completo, siendo el responsable total de la colección del Capitán América en la que creó algunos de los personajes que hoy son imprescindibles (como Arnim Zola), entre otros trabajos, y por supuesto el Dinosaurio Diabólico (y su hermano, Chico Luna).

Aquí el Rey abre las puertas de un increíble mundo prehistórico a los lectores y lo hace como solo él sabe, con una doble página llena de potencia en la que los personajes protagonistas nos muestran el lugar lleno de peligros en el que viven. Se aleja así del género que le llevó a lo más alto, desmarcándose una vez de lo que estaba siendo habitual en ese momento para hacer las cosas de su propia forma. Esto no quiere decir que deje de lado sus tics habituales (incluso se permite tontear con la ciencia ficción) y logra un relato lleno de épica que terminó con tan solo nueve números publicados.

Actualmente y tras años siendo solo estrellas invitadas, este personaje ha vuelto gracias a la serie Moon Girl y Dinosaurio Diabólico (de la que os hablé hace tiempo), planteando una interesante a la par que divertida visión del actual Marvelverso.

El Cuarto Mundo y Dinosaurio Diabólico, dos obras imprescindibles para disfrutar del mejor Jack Kirby, el Jack Kirby creador a jornada completa.