IMG_5292

El miércoles 30 de septiembre quedé con mi fotógrafo para ver localizaciones a usar en la sesión de fotos promocional del libro 007: James Bond, de espía a icono. Nos pilló un poco de lluvia y una buena cantidad de viento, menos mal que ambos tenemos el suficiente tamaño para no volar sin pretenderlo.

Pero más allá de la anécdota veíamos un posible problema, ya que el tiempo decía que ese viernes había posibilidad (fuerte) de lluvia. Peor todavía, la noche del jueves cayó, pero bien. En un momento de epifanía abrí la ventana y hablé hacia el cielo pidiendo por favor que no me fallara.

IMG_5310

El viernes hizo un día fabuloso. Contamos con buena luz e incluso con más calor del que habíamos previsto. Fue increíble. No solo el tiempo, también lo bien que fluyó todo en las tomas, con las modelos, el equipo… A veces la vida te hace regalos así y solo puedes dar las gracias (Gracias, más por favor. Ved Happythankyoumoreplease).

A eso de las 10 y pico nos juntábamos el equipo para ir hasta la Villa Olímpica de Barcelona, allí serían las fotografías de la mañana. Por allí nos esperaba también la modelo que nos acompañaría en esas horas de trabajo y, tras un pequeño encontronazo con unos seguratas, nos marchamos directamente a la playa para empezar realmente la sesión.

12087491_10206338811101660_614696003_n

Allí tampoco fue un lecho de rosas. El buen día hizo que la gente aprovechara los rayos de sol, algo con lo que no habíamos contando al ver el tiempo previo, además de varios partidos de tenis (creo) que podían fastidiarnos las fotos. Pero nada es un problema con un poco de ingenio, así que entre el césped cercano (para diversión de todos los turistas que pasaban) y una pequeña cala que ya teníamos en mente, pudimos hacer todo lo que queríamos, con algún regalo extra gracias al clima del momento.

IMG_5378

Es interesante ver cómo este tipo de actividades llaman la atención de los transeúntes y curiosos, que no dudan en sacar sus móviles para llevarse un recuerdo e incluso acercarse a merodear un poco.

Una cosa tengo clara: tengo que ir más veces en traje a la playa. Mola. Mola y mucho.

IMG_5407

Por la tarde nos tocaba cambiar de ubicación. Tras una mañana de exteriores tocaba pasar a interiores y para ello tuvimos la estupenda ayuda de The Diamond Palace, que nos cedieron encantados sus instalaciones y estuvieron pendientes en todo momento por si nos hacía falta algo.

IMG_5446

Allí empezamos la tanda con unas tomas en su estupenda terraza, la que ya me conocía por el desfile The Fashion Cream de hace unos meses. Un emplazamiento fantástico justo al lado de Plaza Cataluña, pero lo suficientemente resguardado para poder trabajar lejos de ruido y con total tranquilidad.

La siguiente parte era ya en la zona de exposición y venta, entre joyas y relojes, un lugar de postín totalmente adecuado para James Bond y sin el que hubiera falta algo en la sesión. De nuevo las modelos nos sorprendieron gratamente, igual que pasó con las de por la mañana, dando lo mejor de sí mismas y logrando que nos creyéramos realmente estar ante chicas Bond que bien podían salir de las películas que todos conocemos.

IMG_5462

Y al final, en fin, lo de siempre. Unas despedidas, agradecimientos, quitar el maquillaje, recoger los bártulos para volver a nuestras casas manteniendo el recuerdo de un día estupendo.

Gracias a todos los que formasteis parte de él. Gracias a Alex, Marta, la otra Marta, Jordi, Laia, María, Angels y al equipo de The Diamond Palace. Días así son los que hacen que la lucha merezca la pena.

IMG-20151002-WA0001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website