Son casi las diez y media de la mañana, todavía es verano, hace calor y las persianas de mi estudio están bajadas. Tan solo dejan entrar un poco de luz, que a estas horas es mucha. Tengo a mi lado una taza de café caliente, negro, sin azúcar.

Y suena desde mi ordenador “God´s Gonna Cut You Down” de Johnny Cash, del gran Man in Black, el Hombre de negro. El santo que a la vez era un pecador.

Las notas avanzan y aparecen imágenes de nombres muy conocidos. Veo a en mi pantalla a Kris Kristofferson, Justin Timberlake, Bono, Woody Harrelson… y más, muchos más. Grandes talentos de la música y el cine, personas a las que Johnny Cash influyó de una u otra forma, admiradores de su obra y de su talento.

Somos legión.

Sus letras y melodías han logrado conmover a generaciones, a miles de individuos a lo largo y ancho del globo. Su voz es firme y dura, pero también está llena de candor y emoción, llega dentro de ti, de tu ser, te conmueve y en ocasiones te hace llorar.

Y es, ya que nunca será. Los grandes no mueren, no pueden hacerlo. Siempre viven a través de los recuerdos, de sus éxitos, de películas como En la cuerda floja o de cómics como Johnny Cash: I see a Darkness.

Ahora está sonando “Hurt”, canción de los Nine Inch Nails que él hizo suya en el disco American IV.

Recuerdo la primera vez que tuve este título, Johnny Cash: I see a Darkness, en mis manos. Fue en alemán. Mi pareja había estado de viaje por Berlín y me lo compró de recuerdo. Mi cantante favorito plasmado en viñetas, era imposible que no me gustara. Sin conocer ese idioma pude adentrarme en el arte de Reinhard Kleist, viajar a un mundo en blanco y negro lleno de dolor y de creación, lo hice a través de dibujos que en ocasiones son parcos y rudos…

Todo ello era perfecto para Johnny Cash.

Este tipo había entendido de qué iba todo. Era un amante del Hombre de negro intentando rendirle homenaje, intentando llevar su vida y su arte a un medio muy distinto, y lo logra. Consigue trasladar este universo propio al mundo de las viñetas con gran habilidad, casi sin que se note que en realidad no hay música más allá de nuestra cabeza.

Ahora ECC Cómics se ha encargado de que esta obra se edite en España, ha dado la oportunidad a los lectores de este país de poder adentrarse en la vida y obra de Johnny Cash pero de una forma diferente a la habitual, en vez de hacerlo a través de sus discos y sus conciertos.

Y sinceramente, sería una pena que os perdáis este viaje.

[sgmb id=”1″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website