Durante años hubo una creencia que decía que los personajes femeninos del cine de ciencia ficción y de los cómics de superhéroes, entre otros, no atraían la atención del público por el hecho de ser mujeres.

Personalmente siempre he considerado esto algo bastante incierto (con excepciones, pero idiotas siempre habrá), ya que si fuera ese el motivo entonces la etapa de John Byrne al frente de Hulka no sería tan recordada, y tampoco estaríamos todos deseando la vuelta de Sigourney Weaver al papel de Ripley en la saga Alien (que interpretó en cuatro películas a lo largo de casi veinte años).

A mi entender en muchas ocasiones el problema estaba en otra parte, en que se hacía con esos personajes, qué historias se narraban y los motivos para ello. Eso fue entonces y esto es ahora, un momento en el que hay personajes que encantan como Chica Ardilla (todos la adoramos) o Moon Girl de Marvel Comics, o apuestas diferentes como Bombshells y DC Super Hero Girls en la empresa rival.

Estas dos últimas son una buena muestra del momento de riqueza y diversidad que está viviendo el mundo del cómic, algo a lo que ha ayudado sin duda la popularización y normalización que ha tenido el medio (y que mucho debe agradecerse a Marvel Studios), también gracias a la llegada de nuevos nombres y propuestas que hace unos años habrían sido impensables.

En Bombshells (os recomiendo buscar el origen del término, es una anécdota curiosa) Marguerite Bennett y Marguerite Sauvage (entre otros nombres) cogen a las populares heroínas de DC comics, con Wonder Woman en cabeza como bien claro deja la portada, para hacer algo que bien podría haber encuadrado dentro de la línea Otros Mundos. Es decir, las llevan a lugares y situaciones que no son las habituales para ellas, en este caso la Segunda Guerra Mundial, aunque en el caso de la amazona sí pasó por ella.

Con esta premisa logran que nombres que son bien conocidos luzcan nuevas, dotando ademas de otros fondos a sus historias que si bien mantienen las esencias básicas ha sido modificadas para lograr encajarlas en esta otra realidad como una Supergirl criada en Rusia, algo que rápidamente hace pensar en el muy recomendable volumen Superman: Hijo Rojo.

La mejor forma de definir este volumen es con la cita de Comic Book Resources de la contraportada: Bombshells es un soplo de aire fresco hábilmente orquestado y muy divertido de leer.

Y es totalmente cierto, palabra por palabra. Un tomo divertido y bien cuidado, ideal para los lectores veteranos que quieran leer algo distinto pero también para los novatos que no quieran perderse entre la marea de nombres y cambios que se suelen suceder en el universo regular.

En breve, os hablo de DC Super Hero Girls.

Disfrutad de los tebeos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website