Portada alternativa de Paul Rivoche y Scott Newman

Siempre que hablo de El planeta de los simios lo hago desde una perspectiva bastante personal, ya que esta obra de ficción ha sido parte de mi vida desde que tengo uso de memoria. En gran medida, toda en realidad, esto es culpa de mi padre y es que gracias a él descubrí la saga de películas clásicas y la novela francesa en la que se basa la primera e inspiran el resto.

Seguramente este es el motivo por el que he charlado varias veces de ello, bien aquí mismo en docpastor.com o en mi canal de Youtube; y otro tanto es debido a que estamos ante un mito fundacional de la ciencia ficción contemporánea, tanto que ha sido homenajeado gran cantidad de veces y todavía hoy se siguen escribiendo nuevas historias sobre ello.

Y ahora es el momento en el que podemos empezar a hablar de El planeta de los simios/Green Lantern, una miniserie que ECC Cómics ha recopilado en un solo tomo, y que aunque parezca sorprendente consigue atrapar al lector sin demasiado problema. Creo que nadie podría esperarse que la mezcla de los Green Lantern Corps y la película clásica de 1968 tuviera buen resultado resultado, pero así es y esto es sin duda debido al respeto y homenaje de todos los autores implicados.

Desde el argumento de Robbie Thompson, escritor también de Los Skrull: Unidad familiar (hablé de ello aquí), al guion de Justin Jordan que se empapa totalmente del filme original, hasta llegar al dibujo y el color de Barnaby Bagenda y Alex Guimarães respectivamente, que cumple a la perfección con lo esperado en un volumen que (seamos sinceros) es puro fan service.

Pero que nadie se confunda, esto no quiere decir que estemos ante una obra menor o de poca calidad. Nada más lejos, y es por ello que estos profesionales nos sorprenden con una historia que no se contenta con el simple cruce de franquicias y un enfrentamiento sin sentido alguno. Lo que aquí se narra respeta totalmente la esencia, cronologías y personajes de unos y otros, llegando al punto de unirlo en sus mitologías y vincularlo de una manera que es tan sencilla como efectiva (y de la que no diré nada, ya que no es plan de destripar nada a nadie).

Quizá algunos dirán que El planeta de los simios/Green Lantern es un placer culpable, uno de esos productos que no aportan nada nuevo y que son solo puro entretenimiento. Totalmente cierto, y qué poco importa cuando tenemos en las manos 160 páginas de respeto y diversión, y es que ya lo dijo Homer: ¡Alabad al simio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website