Una de las cosas más llamativas de DC es ese conglomerado (a veces caótico) de diferentes universos que componen su multiverso. En ocasiones solo son unas pocas realidades, en otras infinitas, e incluso solo una aunque esto apenas suele durar. Una pauta que se ha repetido durante décadas ya fuera a través de historias imaginarias, otras que pasan a conformar un pasado canónico o sencillamente con la línea Otros Mundos que tan buenos momentos nos ha dado.

La mini serie El Multiverso que publica ECC en nuestro país es un recorrido por algunas de estas versiones diferentes de nuestro planeta (el de ellos, el de los superhéroes) con una trama común que conforma una historia de nueve números que poco a poco se va mostrando al lector en su forma plena gracias al buen hacer de Grant Morrison, autor que no precisa de presentación alguna.

Pax Americana

En la década de los años ochenta Alan Moore revolucionó el mundo del cómic de superhéroes con Watchmen. Sin entrar en más, ya que esta historia ha sido bien analizada muchas veces, el autor se sirvió de personajes recién creados para hacer su vivisección política y narrativa del género, pero en un principio quiso servirse de los héroes de Charlton Comics que había comprado DC.

Por motivos editoriales esto no era posible ya que tras Crisis en Tierras Infinitas iban a pasar a formar parte del universo regular. El paso del tiempo ha hecho que esto sea posible y es inevitable ver que Pax Americana pretende llenar ese hueco imaginario que quedaba pendiente, cargándolo además de muchas referencias a las obras del guionista y hechicero que se muestran muy evidentes para cualquier lector.

Se retoma a los personajes en una nueva versión, incluyendo al Capitán Atom que es ahora el contraparte de Superman en esta Tierra y que bebe del Doctor Manhattan (que a su vez bebía de él. Se cierra un círculo). Aunque quizá la omnipotencia no es para el ser humano llegando a ser descrito como “un dios autista” que poco a poco va perdiendo lazos con su anterior yo y no sabe cómo evitarlo (o si quiera si debería hacerlo).

El resto de la cuadrilla está también presente, sin duda destacando Question y Blue Beetle aunque en menor medida pero no hay que olvidar que es un personaje que siempre gozó de cierta popularidad.

Se junta a todos ellos con un trasfondo político de actualidad y un tratamiento en el guión que bien podría entenderse como un camino inverso a Watchmen, haciendo que esa obra regrese al género de los superhéroes en toda regla y tópicos habituales.

Grant Morrison se sirve de otro gigante para el apartado visual, ni más ni menos que Frank Quitely. Este autor ha demostrado con creces su talento en el pasado, destacando su trabajo en la compleja historia Flex Mentallo y el tomo unitario JLA: Tierra 2 (entre otros). Uno de los pocos dibujantes del actual panorama que logra que la ropa parezca realmente ropa, algo que demuestra innumerables veces gracias a su buen conocimiento del cuerpo humano que logra plasmar en cada viñeta.

Pax Americana es una delicia que nos muestra cómo pudo haber sido Watchmen de no haber sido Watchmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website